Últimas noticias Hemeroteca

"Aquí he aprendido cosas que no hubiese aprendido en la calle"

Con motivo del Día Mundial de la Radio entramos en la cárcel de Zaballa para charlar con internos y funcionarios sobre el día a día de la prisión

María entró en la cárcel cuando tenía 26 años. Lo hizo llena de rabia, pero ese sentimiento fue disminuyendo hasta ver en el encierro una oportunidad para comenzar una nueva vida. "Aquí he aprendido cosas que no hubiese aprendido en la calle y he conocido gente maravillosa con la que no me hubiera relacionado nunca", reconoce esta interna de la prisión de Zaballa.

Como la de María hay cerca de 700 historias. Benito Aguirre es el director del centro penitenciario de Araba y quiere terminar con los estereotipos que rodean a las prisiones. "Esto no es un campo de exterminio, ni tampoco es un hotel de cinco estrellas".

En esta prisión practican la justicia restaurativa. "Ahora está de moda pero lo empezamos a hacer en el año 2000", nos cuenta Jesús, el psicólogo de Zaballa. Dice que la justicia restaurativa es "terapéutica" porque el preso se da cuenta de que puede sanar el daño que le ha hecho a la sociedad.

Al director de la cárcel no le gusta la palabra reinserción, "no creo que nadie pueda vivir fuera de la sociedad, esto es un centro penitenciario que forma parte de la sociedad. Por eso Aguirre hablar de integración, de reintegración que "una persona pueda estar en sociedad aportando algo, no restando".

Se trata al fin y al cabo de que el paso por la cárcel sea una experiencia que les haga dueños de su vida y que les permita tomar sus propias decisiones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?