Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 18 de Septiembre de 2019

Otras localidades

La plataforma por la A32 lanza un manifiesto de adhesión a la manifestación del 31M en Madrid

Se unen a otros colectivos de diferentes territorios españoles bajo el lema "la revuelta de la España vaciada" para el 31 de marzo en la plaza de Colón de la capital

Obras de construcción de la autovía A-32 en el tramo Villacarrillo-Villanueva del Arzobispo. /

La Plataforma por la A-32, ha elaborado un manifiesto que servirá para unirse a otros movimientos de todo el territorio nacional que se van a citar en la capital de Española el próximo 31 de marzo, con un único lema, “la revuelta de la España vaciada”.

Se unen a “Jaén merece más”, “Soria ya!” o “Teruel existe” entre otras, para reivindicar inversiones y que se discrimine positivamente a estas donas donde el futuro es complicado por la carencia de infraestructuras y la problemática de la despoblación entre los factores que más daño están haciendo a las zonas rurales.

Esta será el arranque de las movilizaciones que la plataforma por la A32 va a poner en marcha. Su portavoz, Maribel Rescalvo, asegura que van a establecer un calendario de movilizaciones, sobre todo después de conocer que la autovía, no ha avanzado más rápido en el pasado por no ser una vía prioritaria en cuanto a densidad de tráfico, o que va a complicar mucho la conexión con Albacete y el levante español, la esperanza de muchos empresarios de comarcas como las del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas, El Condado o La Loma, para atraer inversiones y turismo, que ayuden a mejorar las expectativas económicas de buena parte de la provincia de Jaén.

Por ahora las obras de la autovía A-32 avanzan a buen ritmo, pero solo hasta Villanueva del Arzobispo, pues desde hace varios años, se está a la espera de que los proyectos para continuar ejecutando tramos hacia la capital manchega, sean actualizados, pues por diferentes cambios normativos, quedaron obsoletos.

 


 

Manifiesto de adhesión de la plataforma por la autovía A-32 a la manifestación convocada por “la revuelta de la España vaciada” para el 31 de marzo en la plaza de Colón en Madrid

La cordillera Ibérica ha sido el gran obstáculo para la comunicación Este-Oeste de la península hasta el punto de delimitar los dos grandes reinos que configuraron la nación moderna.

Cuando, a finales del siglo pasado se concluyeron las autovías que unen Zaragoza y Valencia con Madrid, superando la casi invencible cordillera, el problema pareció encauzado pero pasan los años, las décadas, y vemos que un agujero negro permanece en el mapa, como maldición eterna, dejando gravemente incompleta la malla de vinculación Este-Oeste.

Se trata de 170 kilómetros de curvas, accidentes y firme imposible entre Úbeda y Albacete que parecen pensados, diabólicamente, para impedir el abrazo productivo y gozoso del Valle del Guadalquivir y el Levante, nada menos que el de Sevilla y Valencia, como si algunos pretendiesen que España, por ahí, se deshilache sin remedio y no se acabe de coser.

Lo decimos porque gobiernos nacionales y regionales de todos los colores han ido sucediéndose y siempre se han encontrado excusas para anular, interrumpir o ralentizar las obras de una autovía, la A-32, que parecía llamada a resolver el desgarro y, de algún modo, compensar la enorme frustración de otro empeño interrumpido, el del ferrocarril Baeza-Utiel, iniciado hace un siglo, luego interrumpido y, finalmente, abandonado, por maldad o incompetencia, en algún cajón ministerial.

La historia de la A-32 presenta ya 20 años de ilusiones, sinsabores, esperanzas y engaños. Su verdadero fruto, a falta de esos malditos 170 kilómetros, es el surgimiento de una Plataforma de ciudadanos, el 30 de octubre de 2010, en Villanueva del Arzobispo, que ha sabido aglutinar la rabia ante tanta desazón y estructurar un movimiento inesperado y ejemplar de participación cívica en las comarcas más afectadas, las del nordeste de la provincia de Jaén y el sureste de la de Albacete.

Un territorio, por otra parte, mágico, maravilloso, que tendríais que visitar, como ya lo hicieron Fernando III, Cervantes, Juan de la Cruz, Teresa de Ávila y Jorge Manrique, donde nacen dos ríos que apuntan al Atlántico y al Mediterráneo, y donde vio la luz, en Alcaraz, Andrés de Vandelvira, el genial arquitecto del Renacimiento, que nos llenó de iglesias y palacios. Venid todos porque esta es vuestra casa y os necesitamos para que deis noticia del contraste insoportable que sufrimos entre la belleza y la injusticia.

Por eso iremos a Madrid el 31 de marzo a la llamada de “La Revuelta de la España vaciada”, porque estas comarcas tienen los mismos problemas que otras muchas situadas en lo más hondo de la nación: la pérdida de habitantes, el declive económico, el aislamiento, la marginación en los medios y, por qué no decirlo, el desprecio de quienes imponen, por tierra, mar y aire, como único modelo de vida aceptable el del urbanita hiperconsumista, individualista y narcisista, ajeno a los valores del campo y de las tradiciones populares.

Por eso estaremos en la plaza de Colón el 31 de marzo junto a toda la gente de esa España honda que, no lo olvidemos, también sabría utilizar las ondas, como David y Viriato, para defenderse de tanta impostura y proclamar su derecho a vivir.

¡SIN VÍAS MODERNAS DE COMUNICACIÓN NO PUEDE HABER UNIDAD TERRITORIAL NI, POR LO TANTO, LIBERTAD!

¡EL DOMINGO 31 DE MARZO, NOS VEMOS EN MADRID!

¡PA´LANTE!

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?