Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

La última de Velluters

La de Vera fue la última de muchas calles del barrio de Velluters que tuvo que cambiar de nombre por ser consideradas vulgares o estar repetidas en el nomenclátor callejero

Hoy vuelve a la escena cultural la iniciativa de La Valencia Contada que dirige el historiador Vicent Baydal con la intención de dar a conocer la historia de los barrios de la ciudad de Valencia, y para esta edición han elegido el antiguo barrio del Pilar, popularmente conocido como Velluters. Y como siempre, desde este espacio queremos hacer un guiño y hablar de alguna de las calles que conforman el trazado de este castizo barrio de la ciudad, y para ello nos dirigiremos a la calle del editor Cabrerizo, antigua calle de Vera. La última calle del barrio que cambió su viejo nombre por el de un ilustre protagonista de nuestra historia.

El proceso de sustitución de la toponimia clásica y rural en el centro histórico de la ciudad de Valencia dio comienzo a principios del siglo XIX y se extendió hasta los años 60 del XX. Los motivos para llevar a cabo este cambió de nombres fueron casi siempre éticos y estéticos, al ser considerados vulgares y poco dignos muchos de aquellos antiguos apelativos con los que se conocían algunas calles de nuestra ciudad. Así por ejemplo, a finales del siglo XIX, en el barrio de Velluters la calle de la Figuera pasó a llamarse calle Villena; la de Pou Pintat, Viana; la de la Sèquia Podrida, Maldonado; la de la Palmera, Arolas y la de la Sequiola, Actor Ribelles.

Pero otros cambios se produjeron por la existencia dentro del término municipal de rotulaciones duplicadas que originaban confusión. Este es el caso por ejemplo de la histórica calle del Pilar, hoy de Roger de Flor, que coincidía en nombre con la plaza del Pilar y fue sustituida por el del capitán de los almogávares. Y también el de la calle que protagoniza hoy esta sección: La calle de Vera, actual del editor Cabrerizo.

La calle de Vera, entre las antiguas del Hospital y del Pilar, es una histórica calle de Velluters cuyo trazado norte-sur forma parte de la retícula de calles estrechas y alargadas, perpendiculares a las principales vías, que en dirección este-oeste, conectaban las murallas con la plaza del Mercado. El topónimo, antiquísimo también, se pierde en la noche de los tiempos y hace referencia al apellido de la ilustre familia aragonesa que vino con Jaume I a la conquista de Valencia y que por ello recibió como premio la villa de Busot.

Pero la coincidencia de la calle de Vera, con el camino homónimo en la famosa partida de Vera, hizo que en 1960 esta calle del barrio de Velluters pasase a llamarse calle del editor Cabrerizo en honor al editor y escritor Mariano de Cabrerizo Bascuas. Cabrerizo nació en Calatayud en 1785, pero con 16 años se trasladó a Valencia para trabajar de encuadernador y fue aquí, en la ciudad del Turia, donde hizo vida y obra. En 1810 ya regentaba una librería propia donde se daban cita los más destacados intelectuales liberales valencianos como Salvá y Villanueva. En 1835 edito su famosa colección de novelas inglesas, alemanas y francesas traducidas al castellano, con más de 70 volúmenes y emprendió la edición de grandes obras como el Itinerario Descriptivo de Laborde, el Calendario para el Antiguo Reino de Valencia y la Medicina Curativa de Le Roy. Fue fundador de la Sociedad Patriótica y socio de la Real Sociedad Económica de Amigos del País. Cabrerizo es considerado uno de los más destacados editores valencianos del siglo XIX y el introductor del Romanticismo en Valencia y por ello la calle de Vera fue rotulada con su nombre en 1960.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?