Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 24 de Octubre de 2021

Otras localidades

Opinión

El espíritu del 4D

La opinión de Antonio Cepedello

CadenaSER
Andújar

Más de cuarenta años de autonomía no son nada, sobre todo cuando quedan aún por alcanzar muchos de los deseos, objetivos e ilusiones que nos lanzó a la calle a los andaluces aquel frío 4 de diciembre de 1977 para reclamar justicia, igualdad y libertad.

Todo lo que avanzamos desde entonces en derechos sociales y laborales empieza ahora a retroceder, como ocurre en casi todo el mundo, pero con el agravante de que aquí los ‘señoritos’, que antes eran de carne y hueso y ahora son entes llamados fondos de inversión o bancos, vuelven a imponer su cruenta ley en las fábricas y el campo.

Es necesario recuperar el espíritu del 4D que nos convirtió entonces en ‘tigres de bengala’, en lugar de los ‘pajaritos’ que hemos sido durante casi toda la historia, porque de lo contrario nos volverán a encerrar en la ‘jaula’ de la injusticia, la desigualdad, el hambre y la miseria, donde hemos estado tantísimos siglos.

Por mucho que el inolvidable Carlos Cano fue y volvió a Ronda para ‘traer la flor del pueblo, la flor de mayo’, aún no relucen lo suficiente las amapolas de nuestra Andalucía trabajadora, porque seguimos con más de un 30% de paro y pobreza, ni tampoco todavía cantan alegres la golondrinas, porque nuestras tierras agrícola siguen en manos de terratenientes, distintos a los de antes, pero latifundistas al fin y al cabo, que impiden que en nuestros campos crezcan las espigas necesarias para dar de comer a todos y por igual.

Espero que no tenga que pasar ni un año más para que en nuestra tierra se tomen por fin las medidas tan necesarias para facilitar la justicia, la igualdad y el progreso, como son una auténtica reforma agraria, donde a los nuevos ‘terratenientes’ se les impida llevarse todas las subvenciones agrícolas de la Unión Europea y se les obligue a cultivar para crear riqueza y trabajo, y si no lo hacen, se les expropie todo el terreno en barbecho que sólo tienen para especular.

Necesitamos también impedir que las plusvalías de nuestros productos agrícolas e industriales se vayan fuera a manos de multinacionales, para lo que necesitamos potentes empresas y fuertes comercializadoras, además de la unión de todos los productores. Tenemos que echar a patadas a los que se llevan nuestro dinero a ‘paraísos fiscales’. Son tantas y tantas cosas las que nos quedan pendientes, que no deberíamos arrinconarlas, aunque lo intenten desde el poder económico, el que manda de verdad en esta sociedad capitalista sin escrúpulos.

Lo que tenemos costó muchas vidas y esfuerzos a nuestros antepasados. Sería repugnante y despreciable perderlo ahora por dejadez. No podemos permitir que borren las huellas de luchadores como Blas Infante, García Caparrós, Carlos Cano, Salvador Távora y otros muchos. Para ello, tenemos que tener presente siempre aquella maravillosa frase del imprescindible Blas Infante: “Andaluces, levantad, pedir tierra y libertad, sea por Andalucía libre, los pueblos y la Humanidad”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?