Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El Sporting respira aliviado tras una victoria soporífera en Soria

Un gol de Cristian Salvador nada más comenzar el partido y otro de Álex Alegría desde la línea de banda permiten al Sporting romper su mala racha pero no recortar diferencia con respecto al playoff

Los rojiblancos celebran el gol de Cristian Salvador en el primer minuto de partido. /

Es el Sporting. Y eso lo explica todo. Solo el Sporting puede conseguir que un millar de personas se metan entre pecho y espalda diez horas de autobús para recorrer los trayectos de ida y vuelta entre Gijón y Soria y presenciar un duelo entre el duodécimo y el décimo tercero de Segunda División. Y que otros miles de sufridores dediquen dos horas de su vida a presenciar un 'espectáculo' deportivo de tan poca calidad como fue el Numancia 1 - Sporting 2. Al menos esta vez el sopor mereció la pena, a nivel resultadista. Los rojiblancos, con fortuna y poco juego, ganaron a un rival tan flojo como ellos y rompieron una racha de tres derrotas consecutivas. La temporada da un respiro.

En el momento en el que muchos aficionados del Sporting empezaban a reclamar más presencia de canteranos en el equipo, José Alberto López apostó en Soria por todo lo contrario. Concedió una nueva oportunidad a Isaac Cofie, relegando al banquillo a Nacho Méndez y enviando también un mensaje del tipo de partido que quería. Horas después de definir a Cordero como "un diamante en bruto", dejó fuera al extremeño y apostó por un diestro a pierna cambiada como Molinero en el lateral izquierdo. Más veteranía ante un rival que de eso sabe. Álex Alegría fue titular en el ataque junto a Djurdjevic. El placentino fue el jugador clave del partido.

Tuvo suerte el Sporting de que el partido se le pusiera de cara en la segunda jugada del partido. Sacó de centro el Sporting, un desplazamiento largo de Álex Pérez se perdió por la línea lateral tras tocar en un jugador soriano, Geraldes sacó de banda, Álex Alegría pinchó la pelota en el área y vio de reojo la entrada de Cristian Salvador (una de las pocas alegrías de la temporada), que desde el corazón del área remató solo para adelantar al Sporting. Solo habían transcurrido 33 segundos de partido.

El Numancia empezó a ejercer un ligero dominio del partido, aunque sin ocasiones claras. El gol del empate llegó en un recital de errores defensivos del Sporting ante un saque de banda de los sorianos. Primero Cofie y Salvador se molestaron y no llegaron a despejar el balón, Álex Pérez llegó tarde a la marca y permitió que el exrojiblanco David Rodríguez rematara solo, de chilena, dentro del área, Mariño salió en falso y Diamanka aprovechó el desastre para igualar la contienda en el minuto 31.

Pero la fortuna estaba de cara este domingo para el Sporting. No dio tiempo a que entraran las dudas, porque solo tres minutos después llegó el que acabaría siendo uno de los goles de la temporada. Cuando nadie lo esperaba (quizás ni el propio Alegría) un disparo desde la línea lateral del campo, a muchos metros de portería, se convirtió en un golazo espectacular a pesar de que en el plan inicial más bien pareciera un centro al a´rea. En el fútbol, la intención no es lo que cuenta, así que Alegría puede apuntarse un gran gol a su cuenta pesonal.

La segunda mitad resultó absolutamente soporífera, con el Sporting dejando pasar los minutos sin apenas juego ni llegadas y con un Numancia que fue un auténtico quiero y no puedo. El pitido final de Trujillo Suárez fue un alivio, no ya solo porque los puntos viajaban hacia Gijón, sino también por el final del suplicio que resultó el partido.

Quien pensara que ganando cuatro partidos seguidos se acababan los problemas del Sporting, este domingo se llevó un baño de realidad. El triunfo en Soria no ha cambiado nada con respecto a la distancia con el playoff, que sigue a la abismal diferencia de once puntos. Matemáticamente sigue habiendo opciones, pero no hay que engañarse: para intentar arreglar la temporada, la remontada debería ser épica, sin precedentes. A la vista del juego del equipo cuesta más todavía imaginarlo, pero en la vida a veces suceden casos paranormales. Por ahora, los puntos de Soria sirven para romper la mala dinámica, aportar algo de tranquilidad y alejarse de la zona baja.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?