Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Una alegría para el cuerpo

El Sporting vuelve a ganar en El Molinón gracias a la irrupción goleadora de uno de sus fichajes invernales

Los jugadores del Sporting celebran el gol ante el Almería. /

A falta de pan, buenas son tortas. Y a falta de grandes satisfacciones y de ilusiones importantes, el sportinguismo tiene que conformarse con las pequeñas alegrías del día a día, como la victoria por la mínima frente al Almería, que rompía la mala racha en El Molinón. Salieron de El Molinón los 17.490 espectadores contentos por disfrutar, por fin, de un triunfo en casa y con la esperanza (pero no la certeza) de que, a afectos clasificatorios, el resultado sirva para algo. Del Cádiz dependía.

El partido no fue espectacular (tampoco nadie lo esperaba), pero a diferencia del partido de Soria dejó alguna lectura positiva además del marcador. Por ejemplo, comprobar que el Sporting tiene en la plantilla a un jugador como Nacho Méndez, que aunque tiene que aprobar la asignatura pendiente de la regularidad, pide la pelota, deja detalles de calidad, juega y hace jugar mejor al equipo. O celebrar que, aunque tarde, el Sporting sí ha fichado a un jugador con olfato de gol, como Álex Alegría.

El placentino está en racha y cuando no marca con la mano lo hace desde la línea de banda o, como en este partido, con el hombro y quizás ayudado por un defensa. Pero marca y también contribuye al juego colectivo, con presencia lejos del área. Promete alcanzar pronto a un Djurdjevic que volvió a mostrar su peor versión, esa de los primeros meses de la temporada. El serbio falló ocasiones de todos los colores. Y lo peor no es las que falla, sino las que ni siquiera finaliza. Salvo un oasis en mitad de la temporada, está claro que no ha rentabilizado la inversión.

Tuvo cuatro ocasiones en la primera parte muy claras Djurdjevic, pero todas las desperdició. El Almería apenas llegó, aunque pudo dar un susto en algo poco habitual: un grave error de Diego Mariño. El portero se equivocó en un despeje que parecía sencillo, regalándole el balón a Álvaro Giménez, aunque enmendó el error desviando el disparo del delantero del Almería.

No menos noticia es que el Sporting saque rédito del balón parado, pero ante el Almería sí lo hizo. En un córner botado por Carmona, Álex Alegría fue el más listo de la clase y marcó por tercera jornada consecutiva. No hubo muchas más ocasiones en esa segunda parte, en la que el Almería acabó dando un susto importante, en una acción de contrataque. El centro-chut de Demirovic se paseó por delante de la portería rojiblanca y a punto estuvo de empujar el balón Álvaro Giménez en el segundo palo.

Pensar en grandes objetivos sigue siendo soñar con los ojos abiertos. La filosofía cortoplacista (por obligación) de José Alberto López implica que el estado de ánimo quede condicionado única y exclusivamente por cada marcador. Así que esta semana será de moderada alegría.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?