Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 21 de Julio de 2019

Otras localidades

Belmonte: "Martínez-Cachá no parece viajar en un coche de carreras, sino en un borriquillo cojo, ciego y torpe"

Escucha el 'micromentario' de los lunes para Hoy por hoy del catedrático de Literatura de la UMU

Adela Martínez-Cachá actúo como copiloto de Pepe López en el Rally Tierras Altas de Lorca, experiencia que compartió con su seguidores en la red social Twitter /

La ortografía y otras faltas de la consejera Cachá

La consejera Cachá corre últimamente a velocidad de crucero. Me cuentan que ni sus mismos compañeros de partido le pueden dar alcance en su viaje al infinito y más allá en el mundo de la política. Veremos hasta dónde llega.

El pasado fin de semana, sin ir más lejos, la veíamos en las páginas de la prensa regional ataviada con un traje de piloto de rally y una cara de querer comerse el mundo de un solo bocado. Participó como copiloto en un rally que tuvo lugar en la ciudad de Lorca. Ahí es nada.

Ojalá, pensamos muchos de los que la vimos ahí fotografiada, fuera tan veloz y tan eficiente a la hora de ejecutar sus promesas.

Adela Martínez-Cachá con el piloto Pepe López en el Rally Tierras Altas de Lorca / @AdelaMCacha

Por esos mismos días, a principio de la semana pasada, los medios de comunicación también se hacían eco de la denuncia formal, en los tribunales, que ha llevado a cabo un colectivo de opositores que, según anunció la consejera, suspendieron por faltas de ortografía y que, desde hace más de medio año, amparándose en su derecho, han solicitado ver sus exámenes sin éxito alguno.

Ahí, en este caso, doña Adela Martínez-Cacha no parece viajar en un coche de carreras, sino en un borriquillo cojo, ciego y torpe.

Pepe Belmonte, catedrático de Literatura de la UMU, y habitual de los lunes con su columna de opinión en el programa Hoy por hoy / Cadena SER

A día de hoy, ni siquiera llega a un tercio los opositores que han tenido la suerte de revisar sus exámenes. El resto, varios centenares, sigue a la espera.

Lo curioso del caso, al margen de no cumplir su promesa quien ahora se presenta a las elecciones con otro centenar de promesas en la mano, es que la propia consejera Cachá no me pudo negar, en nuestro último y un tanto acalorado encuentro, que en las notas de prensa que ella misma firma se cuelan faltas de ortografía de vez en cuando.

Su respuesta no pudo ser más insolidaria. “Ese es un problema de mis asesores, no mío”, me espetó en toda la cara, ante media docena de incondicionales palmeros.

El alguacil alguacilado, pensé recordando al grandísimo don Francisco de Quevedo. La consejera Cachá se erige en juez y castiga a quienes, supuestamente, tienen faltas de ortografía en sus exámenes, pero ella misma es capaz de cometerlas, eso sí, echándole el muerto a quienes hay a su alrededor y la soportan. Justicia, pero no por mi casa, que se dice en estos casos.

¿Qué quieren que les diga? Yo a una persona así jamás la votaría.

Pepe Belmonte

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?