Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 18 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Puede haber otros edificios en la misma situación que el desalojado en Arrecife

"Si esto no lo habíamos visto en treinta años, ¿cómo estarán otros edificios que se construyeron en los 80 de prisa y corriendo? No sabemos si puede haber más patologías ocultas de este tipo", explica el ingeniero Leonardo Escuin.

Leonardo Escuin es el Ingeniero técnico industrial al cargo de la evaluación de los daños en el edificio del Reducto desalojado en las últimas semanas ante el riesgo de colapso. El origen del daño fueron los trabajos de enfoscado en los pilares del edificio. “Cuando las armaduras pandearon, es decir, se doblaron con respecto a la vertical, el constructor decidió ponerse en contacto conmigo para evaluar los daños”, explica el ingeniero.

Leonardo Escuin y el arquitecto Juan Manuel Franjo iniciaron los trabajos de reparación y certificación y comprobaron que, si bien las obras sacaron a la luz el defecto del edificio, no fueron el origen del problema. “Los pilares tenían un hormigonado defectuoso desde el inicio de su construcción, seguramente por la cantidad de acero, que muy junto, no permitió el paso del hormigón”, explica Leonardo Escuin. De hecho, el ingeniero señala que “casi fue una suerte que se hicieran estas obras porque hemos podido detectarlo y solucionarlo”.

La explicación técnica de lo ocurrido, según explica Escuin: “es que el pilar tenía que trabajar con veintiséis barras del veinte y una sección de sesenta por sesenta de hormigón, y sin embargo, estaba trabajando ocho barras del veinte y un núcleo resistente de cincuenta por cincuenta, lo que daba la cuenta justita para aguantarse”, explica. El edificio ha estado treinta años así, entre otras cosas, porque la normativa vigente cuando se construyó, hoy ya superada, permitía este tipo de construcción precaria.

“En la normativa actual estas cosas se vigilan mucho más y no se permitiría este tipo de diseño, más que un problema de ejecución es un problema de diseño”, explica Escuin. De hecho, se desconoce si hay otros edificios en esta situación. “Si esto no lo habíamos visto en treinta años, ¿cómo estarán otros edificios que se construyeron en los 80 de prisa y corriendo? No sabemos si puede haber más patologías ocultas de este tipo”, explica Leonardo Escuin.

“Me consta que el edificio lo hizo un técnico con bastante trabajo en la isla y es probable que haya más casos de estos”, alerta. Habría que poner el ojo en todos los edificios altos de la avenida, de seis plantas, con pilares considerables en el sótano y que puedan estar afectados por la humedad. Puede haber edificios con daños que no hemos visto todavía”, alerta Escuin.

Actualmente “el edificio es capaz de soportarse a sí mismo, no va a haber colapso”, deja claro el ingeniero. “Ya es totalmente seguro para ser habitado, aunque hay que terminar algunas reparaciones”, añade. Para Escuin el desalojo fue “una medida más que correcta”.

Tras la aprobación de la Ley del Suelo, los edificios pueden pasar ochenta años sin ser inspeccionados, el límite legal anterior estaba en cincuenta años.

Antes de la aprobación de la Ley del Suelo, las inspecciones eran obligatorias en todos los edificios de más de cincuenta años en ciudades de más de 25.000 habitantes. La Ley del Suelo cambia en 2017 el umbral de cincuenta a ochenta, “es una cosa que nos ha dejado bastante sorprendidos”, explica Leonardo Escuin. Esto supone que “los problemas que antes podíamos detectar en edificios de 49 años, a los 79 años pueden ser mucho más graves”, alerta el ingeniero.

De hecho, Leonardo Escuin considera este cambio arriesgado y aconseja una regulación alternativa. Nos podemos encontrar con “edificios de ochenta años de hormigón armado, experiemental en España en aquella época y con normativas experimentales, nos podemos encontrar con problemas que ni se nos ocurre que puedan estar”, añade.

“Me preocupa mucho que tengamos un sismo de grado cuatro o cinco en Arrecife, espero no verlo”, alerta el ingeniero al cargo de la evaluación del edificio desalojado en el Reducto.

Leonardo Escuin alerta también del estado en el que se encuentran los edificios en Arrecife, “hay mucha autoconstrucción, pobres en calidad, edificios que son susceptibles de sufrir daños graves en caso de movimientos sísmicos”, alerta. De hecho, hace dos días un sismo superó el grado dos al sur de la isla, si bien por el momento no son habituales este tipo de fenómenos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?