Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

Punto G femenino o cómo saber tocar la tecla adecuada

¿Existe o no el Punto G femenino? Anna Gil Wittke nos cuenta la importancia de conocer el cuerpo de la mujer para saber cómo estimularlo sexualmente

Durante el orgasmo provocado por la estimulación del Punto G, algunas mujeres pueden expulsar un líquido proveniente de la uretra, que puede considerarse una eyaculación /

Fue el ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg en 1950 el primero en hablar sobre el denominado Punto G femenino. Miestra realizaba un estudio sobre el orgasmo en la mujer descubrío "una zona erógena muy concreta" en la pared interior de la vagina a la que decidió llamar de esta forma.

Según nos ha contado la psicóloga y sexóloga Anna Gil Wittke en el programa Hoy por hoy, décadas después de aquel hallazgo siguen siendo muchas las opiniones al respecto sobre si existe o no determinado punto de excitación máxima en la mujer. Con la intención de saber un poco más sobre este asunto y saber situarlo correctamente, la responsable del Instituo de la Pareja ha dedicado esta semana el espacio Hablando Claro ha hablar del Punto G femenino, como ya lo hiciera la semana anterior sobre el Punto G masculino.

Gil Wittke ha explicado que hablamos de un punto que se localizaa unos 5 centímetros aproximadamente de la vagina, en la parte anterior y cerca del pubis. Hablamos de una zona muy pequeña, de un tamaño inferior a una nuez. A la hora de estimularlo -asegura la sexóloga- no se suele hacer mediante la penetración sino más bien introduciendo los dedos en la vagina y haciendo el testo de "ven aquí".

Es muy importante -dice Gil Wittke- que para estimular el Punto G la mujer esté previamente excitada, ya que de lo contrario no funcionaría, "como tampoco funcionarían otras zonas erógenas como el clítoris".

Anna Gil Wittke acompañada de dos de sus alumnas / Cadena SER

Por su parte, Verónica Carmona, psicóloga y alumna de Ana en el máster en Sexología y Terapia de Pareja, ha explicado las mejores formas de estimular esta zona erógena en la mujer. "La mejor posición es recostada hacia arriba con la palma de la mano también hacia arriba e introduciríamos el dedo índice", ha explicado. Los movimientos pueden ser circulares o rectos siguiendo el ritmo que la mujer vaya marcando, ha explicado Verónica.

Carmona ha aclarado que estimular el Punto G femenino con la penetración puede ser más complicado, aunque hay posturas que pueden facilitar el trabajo, "como la vaquera invertida". Además, también se puede echar mano de juguetes sexuales con los que probar a buscar este punto de máxima excitación.

Como curiosidad, Anna Gil Wittke ha explicado que la estimulación de esta zona provoca que algunas mujeres durante el orgasmo expulsen un líquido proveniente de la uretra, que se confunde con la sensación de hacerse pis, y que realmente es una eyaculación.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?