Últimas noticias Hemeroteca

Sobre el Boeing 737 Max

Ocho aeronaves Boeing 737 Max permanecen en tierra en Canarias. Son sólo una parte mínima de la inmensa flota a la que se ha prohibido –ya en todo el mundo- operar en el espacio aéreo internacional. Se ha hecho por la seguridad de los viajeros, según nos dicen, y el detonante han sido dos accidentes encadenados en poco espacio de tiempo, en los que han muerto casi 350 personas. Ambos accidentes se produjeron, según parece, por un conflicto entre los pilotos y el sistema automático de los aviones, extraordinariamente perfeccionado. Tanto que, en vez de auxiliar a un vuelo más seguro, provocó los accidentes. En una decisión sin precedentes en la historia de la aviación comercial, se inició una escalada de prohibiciones de operar en distintos países, que finalmente ha llegado a ser total. Deberíamos estar satisfechos de que los organismos internacionales velen por nuestra seguridad como pasajeros.

Dicho eso, me cuesta creer que esta fulminante decisión sobre el cierre del espacio aéreo a los nuevos modelos del 737 sea completamente ajena al contexto de guerra comercial entre China, Europa y Estados Unidos. Las tres primeras compañías que dejaron en tierra su flota de 737 fueron las tres grandes aerolíneas chinas. A ellas se sumaron rápidamente la mayor parte de las asiáticas, y un día después varias europeas, adelantándose a la autoridad aeronáutica del primer mundo, que acabó haciendo lo mismo. La decisión china –adoptada por el Gobierno chino, propietario de las compañías, supone un golpe muy contundente a la primera empresa del índice Dow Jones, y una demostración a la agresiva administración republicana, de que las guerras comerciales pueden ganarse (o perderse) de muchas maneras.

Al final, Trump ha tenido que sumarse al cierre aéreo. Sospecho que no lo ha hecho con gusto, pero era difícil escapar a la brutal presión de las redes y a la razonable alarma de sus propios ciudadanos. La compañía Boeing, tan estadounidense como los donuts, en la primera víctima –ya ha perdido 40.000 millones de valor bursátil- de la guerra comercial declarada por Trump al mundo. Si no hubieran muerto tres centenares largos de personas inocentes, podría decirse que hay algo de justicia poética en todo esto. º

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?