Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

Nueve jiennenses detenidos por estafar a medio centenar de personas

Según la Policía Nacional, formaban parte de un grupo que había conseguido más de 15.000 euros engañando con el alquiler de un piso en Málaga que no existía

Comisaría de la Policía Nacional de Málaga. /

Nueve personas que residían en Jaén y formaban un subgrupo criminal han sido detenidas por cometer estafas mediante el falso alquiler de un piso en la calle Ayala de Málaga. Formaban junto a otras 13 personas que residía en Valencia un grupo criminal de un total de 22 personas, contando los cabecillas, que habría conseguido más de 15.000 euros estafando, según los datos hasta el momento, a 42 víctimas a las que engañaban con el pago de una señal de un piso que no existía.

Según detalla la Policía Nacional, los investigados insertaban anuncios en distintas páginas web de prestigio en las que ofrecían en alquiler un supuesto piso en la calle Ayala de la capital malagueña a un precio muy por debajo del mercado. A partir de ese momento, las comunicaciones entre arrendador y futuro arrendatario se hacían a través de WhatsApp y una vez convenida la paga y señal, siempre una cantidad que oscilaba entre los 250 y 700 euros, el arrendador facilitaba al cliente una cuenta en la que debía ingresar el dinero. Después, cuando el inquilino potencial se presentaba en Málaga para ocupar la vivienda se daba cuenta de que había sido víctima de una estafa.

La investigación se inició en octubre del año pasado, cuando a partir de varias informaciones la Policía Nacional tuvo conocimiento de la existencia de un grupo criminal dedicado a la comisión de estafas masivas. A raíz de ahí, los agentes averiguaron que existía este grupo integrado por 22 personas, en dos subgrupos, uno de ellos en Jaén, perfectamente organizados y coordinados entre sí. Cada uno de ellos, liderado por dos personas encargadas de reclutar personas, normalmente familiares y vecinos del barrio, a las que en ocasiones incluso pagaban una comisión por figurar como titulares de las cuentas bancarias en las que se recibían las transferencias procedentes de las estafas. 

Incluso, la Policía Nacional tuvo conocimiento de que existía un cabecilla, el único nexo de unión entre ambos subgrupos, que se desplazaba entre Jaén y Valencia para controlar al resto de investigados y recaudar los beneficios fraudulentos. Además, en el operativo la Policía Nacional ha intervenido documentación, un equipo informático, varios teléfonos móviles y cartillas bancarias utilizadas en la comisión de los hechos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?