Últimas noticias Hemeroteca

Humildad, divino tesoro

Imagen del partido disputado en El Palmar ante el líder /

 

David contra Goliat, el rico y el pobre, los de arriba contra los de abajo, comparaciones que terminan resumiéndose en la palabra que más me gusta del diccionario castellano, HUMILDAD. En el deporte como en la vida, los presupuestos te dan solo una certeza, que tendrás que pagarlos al final de temporada, todo lo demás toca ganárselo en la pista, tartán, césped o parquet. Todo aquél que no entienda esta sencilla ecuación nunca disfrutará del deporte, ya bien sea como practicante o como aficionado. Los más grandes lo son porque tienen un don, una especial habilidad, pero sobre todo una gran humildad para comprender que sin el esfuerzo de cada día en los entrenamientos, el compromiso de mejorar con esfuerzo y la capacidad de poner al servicio del colectivo lo mejor de uno, no conseguirán perdurar en el tiempo y ganarse un hueco en la frágil memoria de la hinchada. El ego es por lo tanto, el gran enemigo del deportista, su entorno e incluso su afición. Cuando uno piensa que antes de bajarse del autobús ya está todo ganado comienza nuestro enemigo a gestar su venganza, una forma de enseñanza que algunos no saben valorar pero que supone en si misma una oportunidad para mejorar y volver a la senda del crecimiento personal y profesional. Por todo ello, queridos parroquianos disfrutemos del momento como si fuera el último, apoyando a los nuestros en cada momento y exigiéndonos a todos esa HUMILDAD que nos llevará a cumplir con los sueños de cada temporada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?