Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

Jorge Eiroa: "El yacimiento de San Esteban nos permite hacer una intervención única en Europa"

El director de las excavaciones destaca que se pueda trabajar sin prisas, dejando a un lado "la arqueología de urgencia"

Conocer cómo era la Murcia del siglo XII y XIII, centrándose en el pasado de una manera tranquila y con los últimos avances tecnológicos en materia arqueológica. Eso es lo que se viene haciendo desde hace meses en el yacimiento de San Esteban, una extensión de 10.000 metros cuadrados, que permite a arqueólogos y antropólogos situar cómo era y qué importancia tenía este barrio a extramuros de la Murcia medieval.

Se trata, pues, de una ventana abierta a este arrabal medieval, que englobaría la parte norte y oeste de la actual ciudad de Murcia, y que acogía grandes casas y familias, y también familias humildes, que pasó a ser en el siglo XIII un barrio de gran importancia para la ciudad, por su carácter comercial y dinámico, y en el que comenzó a explotarse la Huerta de Murcia.

En este yacimiento se han encontrado ya restos de una residencia o funduk, un oratorio y un cementerio, que abre la posibilidad de estudiar restos óseos a través de técnicas muy avanzadas, como el estudio de ADN o de isótopos, que determinanrán cómo era el murciano de la época: qué comía, grado de parentesco, talla, sexo o edad, o incluso, a través de esopatías, qué tipo de ocupaciones desarrollaban.

Y es que la arqueología vive un momento dulce gracias a la aplicación de herramientas tecnológicas muy avanzadas, como el ADN, que abrió la puerta a conocer incluso procesos migratorios de hace miles de años. Algo que hace años era muy costoso, y que ahora se ha incorporado con total normalidad al trabajo arqueológico y antropológico.

Para Jorge Eiroa, director de las excavaciones y profesor titular del Departamento de Prehistoria, Arqueología, Historia Antigua, Historia Medieval y Ciencias y Técnicas Historiográficas de la UMU, el pasado musulmán de Murcia y del resto de la península, esto es, Al-Andalus, ha dejado como herencia gran parte de la concepción actual que se tiene de la vida mediterránea, del urbanismo, del concepto público-privado, e incluso de la familia.

Cree que este yacimiento tiene una gran importancia para conocer el pasado musulmán, porque representa cómo era la sociedad de la época, con un barrio real y representativo.

En lo personal, vive este momento como una gran oportunidad para que Murcia adquiera una conciencia patrimonial y arqueológica de la que hasta ahora carece, tal y como ocurrió hace veinte años en Cartagena tras descubrirse los restos arqueológicos del Teatro Romano. Confía que estas excavaciones, que acogen visitas guiadas para los interesados, actúen de efecto multiplicador.

Hasta ahora, un total de 1.400 personas ya han visitado el yacimiento y está cubierto el número de visitas durante este mes de marzo y también abril.

Esta semana, el alcalde José Ballesta ha informado que ya está firmada la orden para el concurso de proyectos, tanto de la recuperación del yacimiento andalusí como de la plaza, y se publicará en breve en el Boletín Oficial del Estado. Ballesta avanzó que arquitectos de renombre internacional se han interesado ya por este concurso de proyectos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?