Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 14 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El Sporting se motiva para el derbi

Los rojiblancos ganan al colista en un partido ramplón y recibirán al Oviedo tras encadenar, por primera vez esta temporada, tres victorias consecutivas

El Sporting llegará al derbi de El Molinón en uno de los mejores momentos de la temporada, por más que la situación no sea ni mucho menos para tirar cohetes. Ni el juego del equipo ni la situación clasicatoria (a seis puntos del playoff) son motivos para la euforia, pero la realidad es que en lo que va de temporada el Sporting no había conseguido lo que ha hecho ahora: ganar tres partidos seguidos. En Córdoba, contra un colista que demostró el porqué de su situación clasificatoria, el equipo gijonés ganó. Con apuros, remontando el gol inicial de Carrillo, pero ganó y respiró. Y esto, al margen de recortar ese abismo que separaba al Sporting del objetivo mínimo permisible, permite llegar a uno de los partidos más importantes del año con la moral reforzada.

Fue el del Nuevo Arcángel otro partido difícil de ver, ubicado traicioneramente a la canalla hora de la siesta. Poco fútbol por parte y parte, escasísima posesión de balón del Sporting, fallos defensivos intolerables y pifias monumentales en ataque, sobre todo por parte de un Djurdjevic que ha vuelto a la fase de negación goleadora que le acompañó en sus primeros meses en Gijón.

No funcionó el mediocampo del Sporting, donde José Alberto mantuvo a Cofie junto a Nacho Méndez. El luanquín no tuvo fluidez alguna con la pelota, mientras que su compañero no aportó prácticamente nada. La defensa fue por momentos un coladero, donde ni siquiera el habitualmente solvente Geraldes estuvo a su nivel. Arriba preocupa Djurdjevic, a cuyo trabajo no se pueden poner pegas, pero que ya no puede escudarse en que no le llegan balones, porque falla todo lo que se le sirve en bandeja. Sí puede destacarse la labor de Álex Alegría (por fin el Sporting tiene otro delantero, ante la incomparecencia de Blackman) y el esfuerzo de Aitor García, que al menos lo intenta todo, aunque a su fútbol le falte en ocasiones madurez y algo de cabeza.

El onubense sirvió a Djurdjevic la primera ocasión clara del partido, pero el portero cordobesista desbarató la acción.

A la media hora de partido llegaría el gol de Carrillo. Un tanto que, en Primera División (o de haberse producido unos meses más adelante en Segunda), hubiera sido anulado por un ajustadísimo pero real fuera de juego. Lo cual no exime de responsabilidad a la defensa del Sporting, que falló estrepitosamente en esa acción. Peor aún fue lo que sucedió cuatro minutos más tarde, cuando la zaga hizo aguas en otra acción en la que, afortunadamente, el fuera de juego de Miguel De Las Cuevas era más evidente.

Aprovechó el Sporting ese momento para empatar, en una acción verdaderamente afortunada. El central Peybernes se encontró el balón en el área después de un córner y algún rebote y su disparo seco, ajustado al palo, devolvía las tablas al marcador.

Los jugadores del Sporting celebran el primer gol. / LaLiga.es

La segunda parte fue igual de mala que la primera. Djurdjevic volvió a rematar al muñeco un centro de Álex Alegría y Aguado perdonó para el Córdoba. Se desesperaban en un uno y otro banquillo (y en una y otra afición) ante el recital de fallos de sus dos equipos. Pero bastante peor, en todos los sentidos, está el pobre Córdoba. Y en el país de los ciegos, el tuerto reinó. El tuerto fue el Sporting, que acabó ganando gracias a la mayor decisión de Carmona en una acción en la que tres jugadores del Córdoba dudaron si meter o no la pierna para despejar. Ninguno lo hizo; Carmona sí. Y el Sporting, sin dejar una imagen ilusionante, consiguió el objetivo de sumar otros tres puntos. Estos eran fundamentales, para no dar por definitivamente zanjado cualquier objetivo de esta temporada y porque, como el fútbol es así, el derbi del domingo ya se ve diferente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?