Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

La Diócesis de Guadalajara aparta de la 'misión pública' al fraile que fue condenado por abusos a menores

El agustino llevaba varios años reubicado en 24 localidades de la comarca de Molina de Aragón acogido por la Diócesis para "ayudarle en su reinserción"

Sede de la Diócesis en Guadalajara. /

La Diócesis de Sigüenza-Guadalajara ha apartado de la “misión pública” a Celso García Hernández, fraile agustino que en 2012 fue condenado a 3 años de cárcel por abusos a menores y que, desde hace 4 años, había sido recolocado en las parroquias de 24 municipios de la comarca del Señorío de Molina.

Fuentes de la Diócesis han confirmado a SER Guadalajara que se ha tomado esta decisión tras la noticia desvelada ayer por el diario EL PAÍS. El monje llevaba varios días de baja por enfermedad y, tras hacerse pública su situación, no volverá a ocupar ninguna función pública dentro de la Diócesis. Ahora será la Orden de los Agustinos, a la que pertenece, la que tenga que decidir su futuro. “Aquí se le acogió temporalmente para ayudarle en su reinserción y a cumplir su pena canónica pero, dados los acontecimientos, esa tarea ha terminado y no nos corresponde ya a nosotros tomar la decisión”, explica a la SER una de esas fuentes.

El fraile fue denunciado en 2010 por tres menores de 11 y 12 años de la escolanía del monasterio de El Escorial, donde era profesor, según informó en su momento el diario Público. En 2012 fue condenado a 3 años de cárcel y en 2015, como desvela la información de EL PAÍS, se le asignan las primeras parroquias en la provincia de Guadalajara (Mazarete, Anchuela del Campo, Anquela del Ducado, Establés, Tobillos y Turmiel). Un año después, se ampliaron sus competencias y fue nombrado pá­rro­co in so­li­dum (junto a otros sacerdotes) de otras muchas localidades de la zona.

A través de un comunicado, el Obispado explica que tomaron esta decisión “ante la petición del Superior Provincial de la Congregación y el deseo expreso del interesado, teniendo en cuenta la dignidad de toda persona, la capacidad de su reinserción pastoral y la presencia de su anciana madre en Guadalajara”. Por ese motivo, dicen, “fue acogido por un tiempo en la diócesis de Sigüenza-Guadalajara para trabajar pastoralmente en una zona rural, comprometiéndose firmemente a tener especial cuidado en la relación con los menores”.

El Obispo de la diócesis, añaden, “asumió la responsabilidad de acompañarle durante su estancia en la misma, y de velar paternalmente por su persona, llevándose a cabo un seguimiento minucioso de su actividad para garantizar su recto comportamiento, pudiendo manifestar que en este momento, el P. Celso está perfectamente integrado con los hermanos sacerdotes y con los miembros de las comunidades parroquiales que lo han acogido con afecto sincero”.

El comunicado termina señalando que “la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara está comprometida en la erradicación de los posibles delitos de pederastia cometidos por sacerdotes o por otros agentes de pastoral” y manifestando su disponibilidad a escuchar a las posibles víctimas, a acompañarlas en todo momento y a la colaboración con la justicia. “Expresamos nuestro compromiso de luchar decididamente para evitar que sucedan hechos de esta naturaleza y que no produzcan tan gravísimo daño a todos los que confían en la Iglesia y sus pastores, en su inmensa mayoría ejemplares”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?