Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 17 de Noviembre de 2019

Otras localidades

De Trillo al 'vergel' de Ruguilla pasando por Sotoca

En el Rincón Verde conocemos detalles de la ruta de este sábado incluida en las Jornadas de Patrimonio de Cifuentes

Vista panorámica de Ruguilla, pedanía de Cifuentes. /

Este sábado se celebra una nueva edición de las Jornadas de Patrimonio de Cifuentes, una iniciativa que trata de fomentar el patrimonio cultural, histórico, natural e inmaterial de su comarca. La ruta en esta ocasión partirá en Trillo y concluirá en Ruguilla pasando por Sotoca de Tajo.

"El patrimonio son muchas cosas y estas jornadas son una oportunidad magnífica para conocer un montón de valores diferentes que nos ofrece esta zona de la provincia", asegura Fernando Santander, colaborador del Rincón Verde de Hoy por Hoy. "Estamos en la Alcarria, pero en una Alcarria diferente del resto, de frontera con el Alto Tajo, y eso hace que nos encontremos un paisaje diferente".

El paseo comienza en Trillo, donde se reúnen algunos de los parajes más bonitos de la provincia. "Trillo debería ser parada obligatoria para los que quieran conocer la provincia", apunta Santander. "Encontramos las cascadas del Cifuentes sobre el Tajo, el puente y el Balneario de Carlos III, una iglesia importante, las Tetas de Viana o los meandros del Tajo, que es un recorrido sorprendente por ejemplo para recorrer en bicicleta. Además, han invertido mucho en mejorar los recursos turísticos complementarios".

Desde Trillo la ruta irá hasta Sotoca de Tajo, una pequeña pedanía cifontina que ofrece rincones sorprendentes como la ermita, las tumbas de la piedra de los santos o el lavadero ubicado en el propio río, algo diferente de los que encontramos en otros municipios.

Y, tras dejar Sotoca, los participantes retomarán el camino en dirección a Ruguilla, otra pedanía de Cifuentes que sorprende, en primer lugar, por la ubicación en la que se encuentra. "Llegaremos por el camino del Coto de El Rebollar", explica Isabel De Toro, vecina del municipio. "Es un paraje precioso con unas vistas espectaculares, aunque últimamente las obras del sistema de abastecimiento lo hayan dejado un poco peor".

Ruguilla es un municipio peculiar que cuenta con su propio microclima. "El pueblo está muy resguardado y siempre ha habido cultivos que no se ven en los de alrededor", explica De Toro. "Cuando yo era una niña era un vergel. Había uvas, granadas, melocotones, nogales,... Y luego encontramos un montón de plantas aromáticas. Siempre se ha dicho que era la mejor miel del mundo por la cantidad de aromáticas que se concentran en esa misma zona. Y ahora porque no se plantan, pero hace décadas los almendros dejaban una imagen muy parecida a la del valle del Jerte. Era una versión reducida pero igual de espectacular".

Otro elemento característico de la zona son las bodegas. "Son espectaculares y habría que dotarlas de algún tipo de protección porque algunas se están hundiendo por la poca gente que vive ya en el pueblo. Aún así, hay varias que son visibles y que incluyen unos arcos muy bonitos".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?