Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 22 de Octubre de 2019

Otras localidades

"Volver a España no es un objetivo en sí mismo, pero la Liga Endesa es la mejor de Europa"

Pedro Calles triunfa como entrenador en el baloncesto alemán. Su equipo, un recién ascendido, es tercero en la máxima categoría. Su nombre empieza a sonar con fuerza para los grandes clubes españoles

Córdoba está presente en el deporte de élite en un país como Alemania. Desde hace años, siete concretamente, el baloncesto teutón cuenta entre sus figuras con un entrenador de la tierra. Un emigrante, como tantos en los últimos tiempos, que no solo ha conseguido estabilidad y una buena posición profesional, sino que se puede decir con total seguridad que triunfa en la Basketball Bundesliga alemana, la máxima categoría del baloncesto en ese país y una de las ligas más potentes de Europa.

Hablamos de Pedro Calles, un alumno del colegio Cervantes que desde muy joven soñó con ser entrenador de baloncesto y lo ha conseguido. Tras pasar por un periodo formativo que le llevó por varios equipos españoles, su llegada a Alemania fue como preparador físico hasta que tuvo su oportunidad de dirigir técnicamente a su actual club, el Rasta Vechta. Un recién ascendido a la Primera División que se ha colado entre los grandes. Actualmente son terceros en la Bundesliga y este año ya ha derrotado a gigantes del basket europeo como el Bayern Munich o el histórico Alba Berlín que dirige el también español Aíto García Reneses.

Pedro Calles se ha convertido en uno de los nombres llamativos del deporte alemán este año, en el que también va a tener la oportunidad de dirigir al equipo internacional del All Star del baloncesto alemán. Con esa trayectoria y sus 35 años de edad, no tardará en dirigir algún día en España. La liga Endesa algún día no muy lejano contará, seguro, con este cordobés en sus banquillos.

¿Qué hace un cordobés entrenando a un equipo de baloncesto en Alemania?

Pues trabajar y disfrutar del día a día, que me da la oportunidad de dedicarme a mi pasión, que es el baloncesto. Son ya siete temporadas las que llevo aquí

¿Cómo ha sido tu trayectoria?

Yo salgo del patio del colegio Cervantes. De ahí me voy a Granada a estudiar la carrera de Educación Física y ahí es donde verdaderamente me entra el gusanillo de poder entrenar en baloncesto. Paso por diferentes equipos e incluso un año estoy entrenando en las categorías inferiores del Maristas de Córdoba. De ahí tuve la oportunidad de ir a la LEB Plata, que era la tercera categoría del basket nacional, como entrenador ayudante. Ya después de todo eso, me vine a Alemania para trabajar como preparador físico en un equipo y así hasta hoy.

¿Y cómo se llega a ser entrenador de un equipo que juega en la máxima categoría del baloncesto alemán, similar a la ACB española?

Pues a base de trabajo diario aunque lo cierto es que nadie esperaba los resultados que estamos teniendo pero una vez que el equipo empezó a creer en sus posibilidades, cada semana hemos ido sumando resultados positivos y a día de hoy nos encontramos en una situación clasificatoria muy buena, terceros en la liga, pero todo a base de trabajo diario.

Lo normal es que sea uno de los nombres del año en el deporte alemán y que los grandes clubes del país se hayan fijado ya en ti…

Bueno, a mí no me gusta individualizar el éxito porque el baloncesto es un deporte de equipo. No me gusta hacerlo ni a nivel de jugadores ni en la figura del entrenador. Lo que está sucediendo es que hay un grupo de jugadores y técnicos unidos en una misma dirección, consiguiendo cosas muy buenas, pero no debemos personalizar en nadie.

¿Sueña uno con volver a España y que algún equipo de la ACB llame a la puerta?

Volver a España no es un objetivo en sí mismo, pero bien es cierto que la liga ACB (ahora liga Endesa) sigue siendo la liga más importante y referencia a nivel europeo. Pero tanto mi familia como yo nos encontramos felices y cómodos en Alemania, al igual que en cualquier país donde el proyecto sea el adecuado para nosotros.

¿Cómo es la vida y el deporte en Alemania? ¿Hay más o menos pasión?

Es parecido a como se vive en España pero con algunas singularidades, en especial con el baloncesto. En este deporte el fenómeno fan quizá está más desarrollado que en España. Aquí es casi una norma que los aficionados se desplacen con el equipo a los partidos lejos de casa. Con nosotros vienen 200 personas y la manera de gestionar los equipos es de carácter privado, con muchos sponsors y eso genera mucho espectáculo. Aquí la gente está más involucrada con su equipo con respecto a lo que yo recuerdo de España.

¿Qué recuerdas de tu etapa en Córdoba, en la que también estuviste como jugador?

Cierto. Yo jugué una temporada en la LEB Plata en el Cajasur Córdoba 2016 allá por el año 2008, pero era un paso más dentro de mi objetivo de aprender baloncesto y conocer una liga profesional como la LEB plata por aquel entonces. Quería coger experiencia para ese fin de convertirme en entrenador. Como anécdota, gusta recordar que sí, que jugué una temporada en Córdoba.

¿Eres mediático en Alemania? ¿Te reconocen por la calle ahora que estás a un nivel tan alto a nivel deportivo?

Ahora no es muy habitual que un equipo recién ascendido a la primera división se encuentre tercero en la clasificación y es normal que los medios especializados en deporte y en baloncesto en particular pidan entrevistas y demás. Pero de ahí a decir si soy conocido, no lo sé. Alemania es un gran país, con muchas cosas sobre las que hablar y el baloncesto es simplemente es un deporte, así que no me considero una persona conocida.

¿A qué nivel de seguimiento está el baloncesto en Alemania?

Se está trabajando en ello, en ser el segundo deporte tras el fútbol. Desde hace años se fijó como objetivo convertir la Liga Alemana en una de las más potentes de Europa. Empezaban desde puestos más retrasados porque el balonmano, el hockey hielo o el voleibol estaban por delante del baloncesto, pero a día de hoy, está a los mismos niveles de seguimiento y de audiencias en televisión que el balonmano. Yo creo que estamos en segunda posición por detrás del fútbol.

Siete años en Alemania dan para hacerse a las costumbres del país, pero ¿qué echa Pedro Calles de menos de Córdoba?

Sin lugar a dudas, la familia. Eso es un pilar fundamental y no poder disfrutar de las personas queridas en el día a día es lo que se echa más de menos, pero es algo que yo tenía asumido cuando supe que me quería dedicar a esto. Y de Córdoba, qué voy a decir, una ciudad tan bonita con ese clima y esa cultura pues también se echa de menos.

¿Cuándo fue la última vez que viniste?

Pues hace dos años, por un homenaje que le hicieron a mi madre por su jubilación. Desde entonces no he podido disfrutar de Córdoba.

¿Qué equipo español te gustaría dirigir algún día?

Pues cualquier equipo que tenga el proyecto adecuado. Como técnico profesional, en el fondo uno busca lo mejor a nivel profesional y personal, para que la familia esté feliz.

Pedro Calles se formó como entrenador en equipos como el Villanueva, el Maristas, el Pozoblanco o el Baloncesto Córdoba. Su primera oportunidad seria le llegó siendo ayudante de Manuel Jiménez en el Baloncesto Córdoba y poco después con su amigo y mentor Rafa Gomariz en el Plasencia, de la liga LEB Plata. De ahí, a Alemania con el Artland Dragons alemán y el Rasta Vechta actual.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?