Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Niega un secuestro y alega que la mujer fue a su casa "voluntariamente"

El juicio se celebra en la Audiencia Provincial de A Coruña

Audiencia Provincial de A Coruña /

Un acusado de secuestrar a la mujer que convivía en Arteixo con un hombre que le debía dinero ha negado tal acusación y ha alegado que ella lo acompañó a su casa "de manera voluntaria".

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de A Coruña ha acogido este lunes el juicio contra el acusado, para quien la Fiscalía solicita 15 años de prisión y al que también se le imputa un delito contra la salud pública por la venta de cocaína, heroína y cannabis en este municipio coruñés y otro de robo por, presuntamente, sustraer un ordenador y una maleta con ropa en la vivienda que compartía la pareja.

"Para nada", ha respondido el procesado tras ser preguntado si se considera autor de los hechos que se le imputan. Asimismo, a preguntas del fiscal, el acusado ha asegurado que no recuerda con exactitud lo ocurrido en abril de 2016, puesto que estaba bajo los efectos de las drogas, ha alegado.

Según el Ministerio Público, el secuestro se produjo sobre las 18,30 horas del 19 de abril de 2016 cuando el acusado, en unión de dos personas menores de edad, se dirigió a la vivienda de Arteixo en la que residía el hombre que le debía dinero y la víctima.

A la mujer, que estaba sola en el domicilio, le exigió que le entregase el dinero que se le debía, diciendo, entre otras frases "este no sabe dónde se metió" y "le voy a dar una paliza que se va a enterar". Posteriormente, y tras coger efectos de la vivienda, se llevó a la mujer a su casa para que el hombre fuese hasta el domicilio y le diese el dinero.

Vigilaba la venta de droga

Sin embargo, el acusado ha negado los hechos y ha declarado que él prestaba su casa a la pareja, que no declaró en la sala porque no fueron localizados, para que vendiesen droga; pero ha puntualizado que su trabajo se limitaba a "vigilar" si venía la policía.

Por esta labor que el acusado manifiesta que realizaba a petición de la pareja, le pagarían entre 30 y 60 euros semanales, según ha declarado.

En cuanto al incidente en la vivienda de la mujer, el procesado ha negado llevarse a la mujer a la fuerza, sino que -según su relato- esta lo habría acompañado "de manera voluntaria" a su casa para seguir vendiendo droga y poder así hacer frente a la deuda que tenían con él. Deuda que, según ha indicado, habían contraído al no haberle pagado las últimas veces por realizar sus servicios como vigilante.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?