Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

María Dolores Gaitán: "Córdoba suena a un Mi mayor"

La directora del Festival Internacional de Piano Guadalquivir asegura que uno de los ejes fundamentales del evento es "crear una plataforma de inserción laboral para jóvenes pianistas"

 El Festival Internacional de Piano (FIP) Guadalquivir es un evento musical e interdisciplinar en constante evolución y transformación que viaja a través del río Guadalquivir uniendo pueblos y culturas a través de la música.

Cada año, el festival se desarrolla entorno a una temática que educa y diversifica las convencionales programaciones. Durante el mes de septiembre se puede disfrutar de un rico calendario de eventos musicales y formativos como conciertos, masterclasses, piano córdoba, workshops y talleres entorno al piano en todas sus formaciones y que abarcan distintos estilos.

Hablamos con la pianista María Dolores Gaitán, fundadora y directora artística del festival.

¿Cómo surgió la iniciativa de organizar el Festival Internacional de Piano Guadalquivir?

Fue hace diez años, en la localidad de Villa del Río, mi localidad natal. La inspiración principal es el Guadalquivir como símbolo de culturas. El festival ha ido creciendo, en sus orígenes era un festival humilde, pero la constancia y pasión de muchas personas que han creído en el proyecto y han creído que la música clásica es algo que nunca pasa de moda han permitido crear espectáculos innovadores y de impacto hasta llegar a esta décima edición. Hemos pasado momentos complejos, pero a día de hoy el festival está consolidado a nivel internacional. Y aquí estamos para seguir luchando por la música y por la cultura.

¿Recuerda la primera canción que interpretó al piano?

Es una pregunta difícil (risas). Si recuero mi primera clase y a mi primera profesora, que fue quien me hizo enamorarme del isntrumento. Sí puedo decirte que mis comienzos tuvieron mucho que ver con Bach, uno de los titanes de la música clásica. Con Bach me he introducido en ciertas realidades musicales de prestigio, así que puedo decir que este autor me ha acompañado.

El FIP también ofrece un espacio para músicos que están aprendiendo, porque también hay un concurso de jóvenes promesas. ¿Qué expectativas tenéis al respecto?

El festival, además de estar centrado en una temática diferente cada año, es educativo. Esa siempre ha sido nuestro objetivo. Intentando acercar la música y fomentar el interés de los ciudadanos hacia el piano en sí, pero también conociendo la dificultad que tenemos los jóvenes al salir del conservatorio. En ese momento te enfrentas a una realidad bastante compleja y es que no es nada fácil poder tocar. Tenemos opciones como dar clase, pero un músico primero tiene que saber tocar para enseñar bien. Con este conocimiento de causa, se nos ocurrió idear 'Piano Córdoba', un concurso abierto a todo el mundo que tiene como objetivo ser una plataforma de inserción laboral a través de la cual los jóvenes artistas puedan ofrecer un concierto para piano.
La novedad de este evento es que pueden tocar en espacios insólitos de la ciudad. Es decir, revalorizamos la ciudad con otra perspectiva. Por ejemplo hay un formato que son las piano casas, inspirado en el concepto de música de cámara: la gente abre los salones de su casa para compartir música. A esto se suma la realización de conciertos en espacios emblemáticos de la ciudad.
Este año, de cara al décimo aniversario, estamos trabajando en una renovación de 'Piano Córdoba', que desde luego va a sorprender.

Aproximadamente, ¿cuándo podremos disfrutar del FIP Guadalquivir?

El festival viene celebrándose siempre en septiembre, así que animo a todos los oyentes a que se reserven las dos últimas semanas de septiembre para este encuentro con la música.

Me llama la atención que sigues trabajando por Córdoba sin residir en la provincia, porque en los últimos años tu situación personal y profesional ha cambiado mucho.

Hace ya trece años que salí de Córdoba y ahora vivo en Milán, donde se ha desarrollado gran parte de mi trayectoria profesional y musical. Trabajar desde allí y coordinarme con la organización en Córdoba no es fácil, pero es verdad que cuando una persona tiene una idea clara y, sobre todo, cuando estás en contacto con otros países y culturas, eso te nutre enormemente. Eso me permite, a la hora de programar, traer mayor diversidad al FIP. Quizá estando en Córdoba, a veces te encierras en una realidad un poco más pequeña.
Milán es un punto estratégico, no solo cultural y musicalmente, sino también desde el punto de vista del lugar que ocupa en Europa. También son estas escapadas de uno o dos días lo que permite que el contacto con mis raíces no desaparezca, lo cual fue uno de los puntos de motivación que me llevaron a crear el festival.
Me fui a Italia rechazando algunos trabajos en España porque tenía puesto el foco en un objetivo muy claro, que era hacer música y desarrollar mi pasión por crear.

¿A qué escala musical suena Córdoba y qué tonalidad tendría Milán?

Córdoba sería una tonalidad mayor...un Mi mayor. Una tonalidad llena de color, fresca, llena de olores y colores. Para Milán, depende de la época. Es una ciudad muy moderna, me iría a acordes de cuarta. Tiraría de dodecafonismo y modernismo.
Sí es cierto que desde que llegué a Milán, me di cuenta de que era una ciudad mucho más gris. Por lo que yo tiraría de un tono menor. Aleksandr Skriabin, un compositor que me encanta, utilizaba las tonalidades como colores, así que siguiendo su técnica me quedaría con un Si menor o un La menor para definir la ciudad en la que ahora resido.


Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?