Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Las trastiendas del doctor Villarig

Hay vidas que se escriben con renglones torcidos desde la adolescencia hasta la madurez bien madurada. De quien hablo, entre los 15 y los 16 años participó en media docena de robos a joyerías y farmacias en la ciudad de Salamanca. Rehabilitado para la academia, estudia y se doctora en medicina, profesión que ejerce desde hace varias décadas en la ciudad de León, donde fue alcalde durante unos convulsos meses entre los años 1987 y 88.

Hoy, José Luis Díaz Villarig acumula tantos cargos y ocupaciones que difícilmente uno se explica tanto afán y tiempo como requieren. Es presidente de los colegios oficiales de médicos en los ámbitos provincial, regional y nacional. Y es el primer dirigente de las Confederaciones Regional y Estatal de los Sindicatos Médicos. Es administrador de varias sociedades mercantiles y, desde hace 16 años, preside y gestiona el presupuesto millonario de la comunidad de propietarios en la que vive, el barrio de La Chantría.

Entre la clase médica española es el gran pope que domina a su antojo las votaciones colegiales durante la última década. En todo su imperio, durante los últimos 15 años, sumados presupuestos ordinarios y extraordinarios, ha manejado más de treinta millones de euros y un enorme poder frente a las autoridades y compañías sanitarias.

Ayer, por vez primera perdía una votación para validar las cuentas del 2018 y aprobar el presupuesto del presente ejercicio en el Colegio de Médicos de León. Unas cuentas que, siguiendo la información del periódico La Nueva Crónica, tienen cajas negras de difícil digestión. Los gastos del pasado ejercicio en viajes, transportes y representación superan los 65.000 euros, una cantidad desorbitada para un cargo menor.

Tanto en el colegio de médicos como en la comunidad de propietarios hay voces que aseguran que el histórico de las gestiones del doctor Villarig no resiste una mínima auditoría de las cuentas.

Marbellaes el nido donde descansan algunos ricos de cuna y nuevos ricos. Entre otros, allí reposa cada verano de tanto afán invernal este otorrino que siendo adolescente ya conoció a qué huele el delito.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?