Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 13 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El casco histórico y su encrucijada

El encuentro 'Ciudad y Patrimonio' abordó la protección del casco histórico, que cumple 25 como Patrimonio de la Humanidad

Tercer encuentro 'Ciudad y Patrimonio' ayer en la Fundación Cajasol. /

Hace 25 años, el casco histórico de Córdoba fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ampliando así la anterior declaración de la Mezquita de Córdoba (1984). La ciudad cuenta ya con 4 declaraciones mundiales, si sumamos los Patios de Córdoba y Medina Azahara.

Nuestro casco histórico (el centro comercial, la judería, San Basilio, y la Axerquía) es una muestra única de nuestro pasado romano, musulman, de la huella judía y más tarde católica. Y aunque sufrió no sólo abandono sino incluso destrucción en etapas como el siglo XIX, su declaración como Patrimonio Mundial propició una mirada hacia uno de los cascos históricos más grandes de Europa.

Las medidas para su protección pasaron a ser esenciales. El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1986 comenzó ese camino que se concretó en el Plan Especial de Protección del Casco Histórico (PECH) que establece un catálogo de bienes protegidos y también las normas que deben regir sus intervenciones.

Con casi 34.000 habitantes, nuestro casco ha perdido un 10% de población en 20 años, hay un 25% de viviendas vacías y también cuenta con solares sin uso, con déficit de equipamientos y necesidad de rehabilitación. Y ante la encrucijada de un proceso de gentrificación que se encuentra con la amenaza de un abuso del uso turístico frente al residencial, como ha ocurrido en otras ciudades en procesos más avanzados.

¿Las normas permiten que el casco se actualice y se desarrolle? ¿Cómo puede colaborar la iniciativa pública y privada para conseguir que el casco histórico de Córdoba tenga un futuro que aúne su atractivo y la normal atracción de visitantes con el bienestar vecinal? ¿Qué políticas deben aplicarse de forma urgente para que ocurra? ¿Cómo regular sus usos y facilitar actuaciones que colaboren en su mantenimiento?

Son cuestiones que se abordaron anoche en el tercer encuentro del ciclo 'Ciudad y Patrimonio' organizado por Radio Córdoba Cadena SER de la mano del Ayuntamiento de Córdoba, Vimcorsa y la Fundación Cajasol.

La alcaldesa, Isabel Ambrosio, abriendo el acto. / Cadena SER

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, abrió el encuentro y destacó el incalculable valor del casco y la responsabilidad de ser una ciudad patrimonial. Por lo que enumeró los retos pendientes, entre ellos "el punto de equilibrio entre las necesidades de los vecinos y el atractivo para seguir siendo una ciudad que viva de un modelo de turismo basado en la cultura y el patrimonio".

Una mesa redonda abordó la gestión del patrimonio del casco histórico con la directora general de Patrimonio Histórico y Documental de la Junta de Andalucía, Mar Sánchez Estrella, el gerente de la Gerencia de Urbanismo, Emilio García, el gerente de Vimcorsa, Rafael Ibáñez, el decano del Colegio de Arquitectos, Juan Eusebio Benito, y la presidenta de Construcor, María Dolores Jiménez.

Mar Sánchez recordó la obligación de las administraciones de proteger el patrimonio y de usar bien instrumentos como el PGOU, los planes especiales de protección o los planes integrales sobre zonas concretas para propiciar un desarrollo de los cascos históricos y regular sus usos, incluido el turístico.

Emilio García defendió la actual protección, que establece procedimientos "razonables" aunque en ocasiones se puedan complicar las actuaciones sobre el patrimonio. Además de reconocer que se está trabajando en la mejora del PECH para regular los usos, actualizar el catálogo de bienes protegidos y trabajar por la evolución y la vida en el casco.

En políticas de prevención ante la burbuja turística y su peligro para los habitantes de la ciudad incidió el gerente de Vimcorsa, Rafael Ibáñez, que instó a la Junta a poner en marcha una regulación pendiente que ponga límites a los pisos turísticos.

La presidenta de Construcor, María Dolores Jiménez, abogó por una flexibilización de los procedimientos para poder realizar proyectos en el casco histórico que también garanticen la fijación de la población local. Y defendió el desarrollo de usos turísticos en esta parte de la ciudad aunque se regule, al igual que el presidente de los arquitectos, Juan Eusebio Benito. "Echamos en falta una oficina del casco histórico. Todo hay que regularlo, pero a veces la falta de diálogo te coarta muchas soluciones que son mejores que las que se están planteando".

La necesidad de inversiones públicas para propiciar ese regeneración y la falta de equipamientos y de rehabilitación han sido cuestiones que también ha añadido al debate la presidenta de la asociación de vecinos La Axerquía y presidenta de la Comisión del Casco Histórico, Juana Pérez Girón.

Y planteó a los componentes de la mesa el problema de casas y solares vacíos, la falta de servicios y los excesos de las actividades (Semana Santa, Cruces...) en el casco histórico. Cuestiones que han propiciado, junto a las anteriores, la pérdida de población y el riesgo de que el casco histórico muera por acción, pero también por omisión.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?