Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 22 de Febrero de 2020

Otras localidades

Adiós prematuro con la cabeza alta

El Bibasoa-Irun pierde en cuartos de final contra el Liberbank Cuenca (33-36) por culpa de su falta de acierto en la segunda parte y queda eliminado de la fase final de la Copa del Rey en Alicante

La defensa de Bidasoa intenta evitar un gol de Angel Montoro al final de la primera parte /

No pudo ser. El Bidasoa-Irún cayó a las primeras de cambio en la fase final a ocho de la Copa del Rey disputada en Alicante. Los irundarras perdieron 33-36 contra Liberbank Cuenca, y no pudieron clasificarse para disputar la semifinal contra el Granollers. De forma prematura el equipo bidasotarra dijo adiós a la fase final de Alicante cuando en el entorno se había instalado la ilusión de poder llegar a una final. No pudo ser, pero Bidasoa fue eliminado con la cabeza alta, porque pelearon hasta el final, a pesar de los muchos condicionantes que tuvo en contra y que le fueron minando poco a poco, especialmente en la segunda parte.

Seguramente no merecía Bidasoa haberse ido tan pronto a la calle. Porque su temporada merecía algo más en uno de los momentos cumbres. Pero a un partido Liberbank Cuenca fue mejor por muy pocos detalle,s y con eso es suficiente para clasificarse en una competición muy igualada... salvo el imponderable del Barcelona. 

La realidad es que en la primera parte el Bidasoa supo sacar petroleo a su juego para irse al descanso por delante en el marcador, con un guión de partido que era el esperado, con mucha igualdad y un partido muy físico. De hecho, los bidasotarras supieron generar dudas al Cuenca y la sensación que daba el encuentro era bastante positiva para los bidasotarras. Pero tras el descanso, Bidasoa bajó su efectividad en ataque, su puesta en escena no fue la deseada, y Cuenca le dio la vuelta al marcador. A partir de ahí, tocó sufrir, reponerse a desventajas de hasta cinco goles, pero nunca se bajaron los brazos, se trabajó con muchos problemas para llegar a colocarse a un gol, para seguir con vida, soñando con volver a ponerse por delante en el marcador. Pero cada vez que lo hacían, le pasaba algo o su portero Maciel estaba super acertado, y Cuenca volvía a abrir una pequeña brecha. Entonces llegó la lesión de Rudi Sery, que puede ser de gravedad, y varias exclusiones rigurosas que no beneficiaron nada a los irundarras. Y todo eso terminó con sus opciones. Adiós antes de lo esperado y deseado en Alicante... pero con la cabeza muy muy alta. Nada se le puede reprochar a ete Bidasoa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?