Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 17 de Octubre de 2019

Otras localidades

CATALUÑA CATALUÑA Declaración institucional de Quim Torra por los disturbios

La felicidad también duele

Dos interesantes diálogos sobre la dictadura del pensamiento positivo y la hipocondría como obstáculo para ser felices ponen el broche al Encuentro del Bienestar

Mercedes Cebrián, Iñaki Domínguez, Eparquio Delgado y Sergio del Molino en el Encuentro del Bienestar de Cádiz /

La felicidad es un mito, porque ahora se ha convertido es una búsqueda del bienestar constante. Y el problema no es la palabra, sino el concepto”. Eparquio Delgado ha trazado este domingo desde Cádiz una línea crítica con la concepción actual de la felicidad que se nos inculca, y lo ha hecho en el primero de los diálogos que, desde el Teatro del Títere de la Tía Norica, han puesto el broche a una nueva edición de los Encuentros del Bienestar.

En una mesa celebrada bajo el título ‘Amanece que no es poco. Atajos para superar a la Happytocracia’, Delgado ha sostenido que “hace 25 años no hubiera sido posible celebrar un congreso como este sobre la idea de felicidad. Responde a un contexto histórico de profundo individualismo, y el cambio es que ahora se nos vende la felicidad como hechos probados”, ha explicado.

Antes, Sergio del Molino ha lamentado la dictadura del pensamiento positivo y esa idea de que, si piensas en positivo, consigues la meta que te propongas. “La cara B de eso es que hay muchos enfermos de cáncer que no se han curado, y que parece que el mensaje es que no lo han hecho porque no luchan”, ha expuesto. Después de que Iñaki Domínguez repasara la experiencia que vivió con la muerte de su abuelo, Del Molino ha indicado que la sociedad actual ha perdido “la creencia en la utilidad de los rituales de despedida”, así como que actualmente, “cuando alguien lo pasa mal, no sabemos que hacer”.

Delgado, en este punto, ha señalado la “hiperreflexividad” como base de muchos problemas. Nos preocupamos más de reconocernos, de pensarnos, de reflexionar sobre nosotros mismos, que de hacer. “Es lo que se llama la rumia”, ha insistido, momento en el que Del Molino ha afirmado que el mundo actual tiene “muy poca tolerancia a lo raro”.

La mesa, moderada por Mercedes Cebrián, ha precedido a otra sobre la hipocondría con la que ha terminado el Encuentro del Bienestar titulado ‘Los caminos torcidos de la felicidad’. En ese diálogo, moderado por Teodoro León Gross, el escritor Juan Cruz ha reconocido ser el hipocondriaco de su familia, tanto de ánimo como de cuerpo, llegando a asumir las dolencias que sus familiares le cuentan. Además, Cruz ha clamado contra los “pesados” que no dejan a las personas llevar su dolor en paz. Por su parte, Jorge Usón ha abogado por “sobrevivir a los médicos”, que “a veces, por no oír a sus pacientes hipocondríacos, le recetan fármacos que luego les afectan para mal”.

En ese mismo diálogo ha estado Manuel Hidalgo, exhipocondríaco confeso y que, desde la ironía, ha recordado que cuando se consideraba hipocondríaco no tuvo dolencias de gravedad y ahora le han sido diagnosticadas tres. “¿No puede ser la edad?”, le ha preguntado León Gross. “He estado pensándolo y sí”, ha respondido desde el humor Hidalgo, quien ha ligado hiperprotección a hipocondría porque a las personas hiperprotegidas, normalmente niños, se les descubren muchos riesgos y entonces, ha remarcado, se empiezan a sentir muy importantes. “El yo es el cogollo de la hipocondría”, ha concluido.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?