Últimas noticias Hemeroteca

Fianza contra la informalidad en un restaurante de Cádiz

Salicornia cobrará por hacer una reserva los fines de semana y festivos, y reintegrará el importe cobrado al cliente si acude a su cita o cancela con más de un día de antelación

Restaurante Salicornia en Cádiz /

El restaurante Salicornia, en la calle Plocia de Cádiz, tiene capacidad para 24 comensales. Hace no mucho una persona reservó para un grupo de 12 y dejó un teléfono de contacto. Ese sábado, a la hora de la reserva, nadie acudió. Ni una respuesta, ni un mensaje de última hora, ni una disculpa. El propietario del establecimiento, Juan Höhr, había rechazado muchas reservas para respetar esa de un grupo que finalmente no había acudido. Y Salicornia dio un servicio ese sábado con la mitad del restaurante vacío.

“No era la primera vez que pasaba”, explica Höhr, que apesadumbrado por la repetición de este tipo de circunstancias, empezó a pensar en una fórmula para empujar a las personas que realicen una reserva a, si van a cancelar, que al menos lo hagan con 24 horas de antelación.

Y el propietario de Salicornia dio con una medida que ya se estila en grandes ciudades españolas y europeas pero que es pionera en la ciudad: cobrar diez euros de fianza por persona que reserve plaza en el restaurante fines de semana y festivos, una cantidad que se reintegrará al cliente si cancela con más de un día de antelación o si finalmente acude a la reserva tal y como había previsto. Lo ha adelantado el portal gastronómico del colaborador de Radio Cádiz Pepe Monforte, la web http://cadiz.cosasdecome.es/ .

Höhr insiste en que a su establecimiento le hace “mucho daño” esas situaciones porque tan sólo tiene capacidad para siete mesas, por lo que en ese tipo de casos se le queda medio restaurante vacío. “El cliente no lo sabe y no se da cuenta del daño que hace, pero son cosas que hacen muchísimo daño”, señala.

Asimismo, reconoce que el dinero de la fianza, si el cliente que reserva no aparece, no le soluciona “absolutamente nada” porque es una cantidad simbólica, si bien defiende es su “única arma” para apelar a la conciencia del cliente.

“Si el fin de semana es cuando nos hacen daño con este tipo de cosas, entonces es cuando es más difícil la rentabilidad de un negocio. Yo compro materia prima especial para esos días, cuento con una previsión y contrato a personal de refuerzo los fines de semana”, expone. El propietario de Salicornia confía en que los clientes comprendan la medida y la necesidad del establecimiento de garantizarse el cumplimiento de las reservas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?