Últimas noticias Hemeroteca

La paternidad: una realidad

Lola Rodríguez

La ampliación del permiso de paternidad, de 5 a 8 semanas, es ya una realidad, este se irá incrementando progresivamente hasta la equiparación con el permiso de maternidad hasta las 16 semanas.

Esta ampliación no puede verse frustrada como ya ocurrió con el permiso por paternidad creado en 2007 cuyo desarrollo fue suspendido durante años. La conciliación de la vida personal, laboral y familiar es un Derecho pero difícilmente se desarrollará sino viene acompañado de una pedagogía de la corresponsabilidad, y esta es labor de toda la sociedad, en materia educacional, en materia laboral, en los medios de comunicación…. Al igual que es tarea de todos rechazar determinadas actitudes que se aceptan desde la “normalidad” y todos/as sabéis a que me estoy refiriendo.

La educación en igualdad debe comenzar desde los inicios de la vida; cultural e históricamente se nos ha situado a las mujeres el cargo de las tareas de cuidados o reproductivas, y a los hombres en las tareas productivas, más valoradas social y económicamente. Las mujeres seguimos asumiendo una mayor carga de trabajo doméstico y de cuidado, por lo tanto la corresponsabilidad hoy más que nunca es un pilar esencial, una estrategia igualitaria cuyo objetivo fundamental es la desestructuración de la división sexual del trabajo.

Ambos progenitores tenemos derecho y la responsabilidad de disfrutar de los cuidados del recién nacido, siendo esta una reivindicación histórica. El permiso laboral para ello debe ser por tanto igualitario, personal e intransferible, y llevado a cabo en un ejercicio de plena corresponsabilidad del reparto equitativo de tareas.

La realidad de hoy es que incluso las familias de doble ingreso las mujeres asumen mayor carga de trabajo domestico y de cuidado. Sin corresponsabilidad difícilmente podrá haber conciliación y sin corresponsabilidad el permiso de paternidad perderá su esencia. Saludemos este cambio legislativo y acompañémoslo de un ejercicio responsable e igualitario que nos permita avanzar como sociedad y superar los desequilibrios de género, que en este terreno también recae en las espaldas de la mujer.

Resulta de justicia poner de manifiesto que esta conquista no ha caído de cielo, sino que es el fruto de trabajo y el compromiso de muchas mujeres organizadas en el movimiento sindical y que son parte importante del movimiento feminista de nuestro país.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?