Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 21 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Las Cinco Llagas del Lunes Santo

El acto de la "Vestición" es uno de los más característicos de la Semana Santa de Palencia

La procesión, cuya titularidad ostenta la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Crucficado y Nuestra Madre Dolorosa, se celebra en la tarde-noche del Lunes Santo. Jesús Crucificado, talla que es la absoluta protagonista de todo el desfile. Sale a las 20:15 de la Plaza de San Francisco.

En el momento en que el Cristo llega a los pies del Ayuntamiento, tiene lugar uno de los actos más curiosos para turistas, devotos y espectadores en general: el Acto de Vestición.

Dos hermanos de cada Cofradía suben la escalinata del Ayuntamiento y se van colocando las distintas partes que componen el hábito: la túnica, el cíngulo, el capirote, la capa, la medalla,… a la vez que un sacerdote va explicando el significado de cada una de las mismas. Tras este sencillo acto explicativo, y tras una breve oración introductoria al Ejercicio de las Cinco Llagas, se da inicio a la procesión. A lo largo de la misma se realizan diferentes paradas en las que se medita sobre las cinco llagas del cuerpo de Cristo.

RECORRIDO

Pza. Mayor, Secretario Vázquez, Ignacio Martínez de Azcoitia, Mayor, Pza. León, Pza. S. Pablo, Sto. Domingo de Guzmán, Pza. Carmelitas, Sta. Teresa de Jesús, Pza. Inmaculada, Jorge Manrique, Juan de Castilla, Barrio y Mier, Mayor, Ignacio Martínez de Azcoitia, Pza. S. Francisco.

ACTOS

20:30 - Vestición. Plaza Mayor.

21:20 - Rezo 1ª Llaga. Iglesia Penitencial de San Agustín.

21:50 - Rezo 2ª Llaga. Plaza San Pablo.

22:10 - Rezo 3ª Llaga. Jesús Nazareno.

23:00 - Rezo 4ª Llaga. Soledad

23:15 - Rezo 5ª Llaga y Despedida. San Francisco.

IMAGINERÍA

Nuestro Padre Jesús Crucificado. Alejo de Vahía S. XIV. Habitualmente se venera en la iglesia conventual de San Francisco, regentada por los Padres Jesuítas. Sus caracteres estilísticos permiten su atribución a Alejo de Vahía, prolífico escultor de origen nórdico activo en Tierra de Campos en el tránsito entre el siglo XV y el siglo XVI. Sus varias décadas de actividad en Becerril de Campos dejaron una abundante producción en la cual debió de contar con la asistencia de un importante taller y en la cual se mantuvo siempre fiel a un aserie de formulismos característicos (perpetuados, acaso, por alguno de sus colaboradores).

En su copiosa producción Alejo de Vahía cultivó muy distintos tipos iconográficos. Destacan, entre éstos, las imágenes de Cristo crucificado. De la veintena de imágenes de Cristo Crucificado que han sido puestas en relación con este artista (en ocasiones obras de taller o de escuela de limitadas cualidades), ésta de la iglesia de San Francisco de Palencia, identificada como obra suya con ocasión de la elaboración del Inventario artístico de Palencia y su provincia, es, sin duda, una de las mejores. Destaca especialmente en esta imagen el tratamiento de sus brazos, más inclinados de lo que es habitual en el siglo XV, que confiere al conjunto un especial dinamismo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?