Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Los toques de tararú anunciarán el Prendimiento en el Martes Santo

La Procesión del Prendimiento que arranca a las 20 horas, es una de las más tradicionales y populares de la capital palentina

La Procesión del Prendimiento es una de las más tradicionales y populares de cuantas tienen lugar en la capital palentina. A las 20:00, desde la Capilla de Jesús Nazareno, parte la comitiva de hermanos de esta cofradía que, acompañando al paso de "La Traición de Judas", y emulando a las turbas que acudieron al Huerto de los Olivos a prender a Jesús, se encaminan hacia la Iglesia de San Miguel.

Cuando llegan los Nazarenos a la iglesia de San Miguel, tiene lugar uno de los actos más singulares de la Semana Santa palentina: el acto del Prendimiento. En él, se recitan los evangelios donde se narra el pasaje del Prendimiento, en el que Jesús es arrestado por los romanos tras la traición de su discípulo Judas, que lo vende a éstos por unas pocas monedas de oro. Finalizada la lectura, un hermano de la cofradía nazarena golpea tres veces la puerta de la Iglesia, en unos toques secos que se intercalan con tres toques de tararú. A esta llamada se responde abriendo los portones para permitir la salida de la imagen del Cristo de Medinaceli, escoltada por los hermanos de su cofradía, mientras la Banda Municipal de la ciudad interpreta el Himno de Medinaceli.

Como final de este acto, que representa la captura de Jesucristo en el Huerto de los Olivos en la tarde del Jueves Santo, un hermano nazareno coloca unas esposas a los pies de la imagen titular como símbolo de su cautiverio mientras la imagen de la Traición de Judas aguarda justo enfrente.

RECORRIDO

Jesús Nazareno, Pza. S. Pablo, Hermanos Madrid, Pza. Juan XXIII, Mayor Antigua, Pza. S. Miguel, Doctrinos, General Amor, Pza. Isabel la Católica, La Cestilla, Mayor, Pza. León, Pza. S. Pablo, Jesús Nazareno.

ACTOS

20:00 - Salida. Capilla de Jesús Nazareno.

21:00 - Prendimiento. Iglesia Parroquial de San Miguel.

22:10 - Saludo a la Virgen de la Piedad. Iglesia Penitencial de San Agustín.

23:00 - Despedida. Capilla de Jesús Nazareno.

IMAGINERÍA

- La Traición de Judas. 2005. Obra de Carlos Guerra del Moral, uno de los imagineros más conocidos en la Andalucía actual. En primer término, vemos a Jesús de pie, con los brazos extendidos, en actitud de avanzar, con la cabeza ligeramente inclinada hacia la izquierda, con una mirada ensimismada y una faz entristecida, que denota la angustia ante los hechos dramáticos que se le avecinan, junto con la aceptación de lo que ha de venir.

Está vestido con una túnica blanca ceñida a la cintura mediante un cíngulo de cuerda doble; en el tórax, el vestido se abre dejando ver una correcta anatomía. Un manto de tono ocre de amplios y voluminosos pliegues le cubre el hombro izquierdo y parte de la espalda prolongándose hasta el suelo, contribuyendo así a ampliar el espacio de sustentación de la figura. Detrás, Judas avanza hacia Él, vestido con una túnica naranja, con abundantes y ordenados pliegues, que se ciñe mediante una banda morada anudada sobre la cadera izquierda, que lleva su firma; el manto cubre parte de la cabeza, como si quisiera sumergirse en el anonimato, por la vergüenza del acto que va a realizar.

- Cristo de Medinaceli. Anónimo. Obra de talla completa de finales del siglo XVII, realizada probablemente para una capilla u oratorio privado de reducidas dimensiones y seguramente tallada tras la llegada de la imagen de Jesús Nazareno al convento de los Trinitarios de Madrid en 1682. La imagen de Jesús Nazareno, tras haber ya sido presentado al pueblo en el balcón de Pilatos, maniatado, con túnica y coronado de espinas, esperando tomar la cruz para iniciar el camino hacia el Calvario es conocida normalmente como Jesús Nazareno, Cautivo, Rescatado o de Medinaceli.

Este Cristo palentino, a pesar de ser de talla completa, está realizado para ser vestido. Posee una túnica de talla, en la cual sobre el pecho está tallado y policromado el escapulario trinitario formado por la Cruz Trinitaria de travesaño horizontal azul y vertical en rojo. Aunque se le venera, al igual que su homónimo madrileño, con pelo natural, bajo éste se oculta una cabellera tallada. Cuando está en su altar, como cuando sale en procesión, luce un rico ajuar compuesto por túnica, cíngulo dorado, escapulario trinitario y corona metálica de espinas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?