Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 20 de Octubre de 2019

Otras localidades

Unicaja Almería a un triunfo de la gran final de la Superliga

Este viernes si gana a Ibiza volverá a pelear por la Superliga Masculina de Voleibol

Manolo Berenguel espera no llegar al cuarto partido. /

Le toca el turno a quien prefiere hablar en la pista, como hizo dentro del rectángulo de juego hace 30 años y como está haciendo al borde del mismo tres décadas más tarde. Manolo Berenguel sigue huyendo del foco, metido en un partido permanente que jamás acaba, o que por lo menos no quiere tener final hasta dentro de un mes o tres semanas y pocos días como mínimo. Pero es el capitán del barco, como tres décadas atrás lo fue su personaje más admirado: “Mis compañeros, por desgracia, no pueden asistir todas las veces que quisieran, algunos viven fuera de Almería y no pueden, pero el sábado hubo muchos y en la cena se vivieron momentos muy emocionantes, porque algunos decían que tenía cosas de Moisés, y eso para mí no te imaginas el halago que supone”.

Se refiere el míster ahorrador al equipo que logró el ascenso y que le acompañó, en parte, en la primera parte de la semifinal ante Ibiza, de la que no se desvía por muy emotivo que sea lo vivido y lo que quede por vivirse: “Todo esto me encanta, claro, pero vamos con calma; la Copa no ‘nos la quita ni Dios’, pero también me gustaría ganar la liga, y estamos trabajando para eso; al final esto de las buenas sensaciones puede hacer que se diluya el objetivo y no quiero que así sea, la euforia nos puede dar un susto y primero hay que cerrar el pase a la final, es en lo que estoy pensando; cuando acabe todo, ojala que sea como campeones, ya veremos cómo reacciona el cuerpo”. Por lo tanto, “si a Ibiza vas pensando que a lo que surja, que tienes dos oportunidades o tres ya en casa, pues al final se cumple todo esto”.

Berenguel mide todo, hasta el nivel mental: “Siempre es mejor ir con la mentalidad ganadora, ser positivo, tenemos muy buenas sensaciones, pero está claro que hay que ir con mucha cautela por ellas; es bueno afrontar el próximo partido así y con las sensaciones que tenemos de los tres últimos encuentros contra Ibiza, porque metemos también la derrota por 3-2 allí, en la que apretamos un poquito y pudimos sacar el punto famoso para seguir segundos en la clasificación; a eso le sumas el cómo hemos sabido competir el fin de semana pasado y hay que quedarse con eso para afrontar el siguiente partido, pero sin excesos”. No deja de reconocer que “fue un fin de semana redondo tal y como se ha dado, como se ha competido”.

Pero lo más importante es que sobre él se puede dibujar el futuro cercano con más optimismo que en la fase regular: “Muy gratificante que sucedan las cosas así, ya que significan que estamos en una línea ascendente; la pretemporada se planifica así, y excepto el contratiempo, que es inevitable y para eso se confecciona plantilla con 12 o 14 jugadores, de la baja de Almansa, que ojalá que se recupere, el equipo va para arriba pensando en una posible final, con la preparación del cuerpo técnico y su trabajo día a día para que llegue de la mejor forma posible”. Se respeta a los rivales, pero también se ha ganado el respeto de los mismos: “Llevábamos mucho tiempo sin ganar 3-0 a un favorito, lo hemos hecho en un play off contra un rival que me atrevería a decir que ha sido el más fuerte las últimas jornadas, súper motivado, puede haber sido un golpe fuerte de autoridad, pero cada partido es un mundo”.

El preparador blanquiverde sí reconoce que “hay rivales que se dan mejor y rivales que se dan peor”, pero siente que ha llegado el momento: “La asignatura pendiente todavía no la hemos logrado, lo de ganar fuera, pero creo que tras lo hecho este fin de semana creo que este próximo sí lo vamos a lograr; el equipo ya ese miedo, por decirlo de algún modo, se lo ha quitado de encima con todas las circunstancias que han sucedido y con el 3-2 en su casa”. De lograrlo, se podría hacer nueva etapa de preparación específica para la final: “Siempre está claro que para la carga física es mejor ir por la vía rápida; luego se afronta la siguiente semana, independientemente de si se compite o no, con un fin de semana de descanso que puede venir bien para retomar el trabajo, que Dios quiera que sea afrontar una final”.

En la búsqueda de ‘la cifra redonda’ es fundamental la conjura general: “Yo lo que quiero es que todos y cada uno de los que componen la plantilla se dejen la piel en ganarse el puesto durante la semana, y lo hacen, que me pongan entre la espada y la pared; al final pongo en el campo los que creo que están mejor o que van a aportar más, luego manejo durante el partido la situación tal y como se presente; el otro día salió bien porque no es fácil la situación de Javi Monfort, de salir y cerrar con un 34-33 de esa manera tan brillante, hay que estar bien preparado; lo mismo que es para algo puntual lo vamos a necesitar a él y a cualquiera del banquillo”. Pese a que “en este periodo competitivo es difícil rotar, ojalá que no se necesite, pero las semis se hacen muy duras y la final también, y todos, estoy convencido de que todos y cada uno, van a ser necesarios y deben estar al cien por cien”.

Haciendo el repaso recuerda que “Ibiza vino aquí a por todas y si le salen un poco mejor las cosas y nosotros nos caemos un poquito en el primer partido, hubiésemos perdido, ahí está el marcador, al igual que en el segundo partido en el primer set; es un equipos que pueden ganar a cualquiera y lo ha demostrado en la fase regular, si bien efectivamente ahora es otra cosa; Teruel con Palma tres cuartos de lo mismo, con Palma poniendo a Teruel contra las cuerdas; hay que sacar todo lo que se tiene y la garra, porque los que creíamos que en principio íbamos a ser más favoritos, no se ha cumplido, ‘al final es cosa de dos’, se decía, y no, Ibiza y Palma van en línea ascendente y las dos semifinales podrían recurrir a un quinto partido, pero nosotros estamos trabajando para que esto no suceda”.

Por último, la visibilidad alcanzada en el fin de semana ha sido extraordinaria para el deporte del voleibol: “De toda mi historia con el club no recuerdo que haya habido algo tan importante; cualquier cosa suma y que en un partido se junten un ministro y el presidente de la Diputación, con el consejero el día de antes también asistiendo, no lo he visto nunca, y no es bueno para Unicaja sino para todo el voleibol”. Manolo Berenguel sigue con su insistencia en la suma: “Si todos aportamos pequeñas cosas es importante para que el voleibol vaya creciendo”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?