Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 22 de Octubre de 2019

Otras localidades

La Cofradía de la Esperanza Macarena, aire andaluz en la Semana Santa de Guadalajara

Eduardo Díaz recuerda la historia de esta Cofradía en homenaje a José Luis Sotillo, uno de sus integrantes más activos, fallecido recientemente

La Semana Santa de Guadalajara, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional, engloba dos estilos diferentes: el castellano, por el que apuestan la mayoría de las cofradías, y el andaluz, que caracteriza a la Cofradía de la Salud y María santísima de La Esperanza Macarena, a la que Eduardo Díaz dedica esta semana el espacio 'Historietas de Guadalajara'.

"El origen de esta Cofradía se remonta a 1949, cuando sus dirigentes adquirieron la imagen al taller de Sixto Alberti", explica Díaz. "Su adquisición fue ordenada por Andrés Luna, que era presidente de los Agentes Comerciales de Guadalajara, un colectivo al que ha estado vinculada siempre. Hasta hace poco se podía ver a Santiago Pajares presidir esa procesión".

La primera procesión de esta imagen tuvo lugar en 1950, todavía sin cofrades, pero con una parada en la Prisión Provincial. "En Andalucía había ya la tradición de que la imagen se acercara a las cárceles y hubiera un indulto a un preso que estuviera próximo a cumplir su condena. Aquí se subió también a la Prisión, pero no hay constancia de que se liberara a ningún preso. Sí podían asomarse a ver a la virgen y era un momento muy emotivo".

La imagen salió desde un principio desde la iglesia de Santiago, pero en 1968 las obras que se acometieron en el templo obligaron a trasladar a La Esperanza Macarena hasta el convento de La Piedad (hoy sede del IES Liceo Caracense), ubicado a pocos metros. "Las obras de la iglesia fueron muy largas y la virgen estuvo 20 años sin procesionar. En 1987 volvió y lo hizo junto a la Cofradía de la Pasión del Señor, a la que desde entonces quedó hermanada".

El año de su vuelta, La Macarena salió la noche del Jueves Santo. Así ocurrió hasta 1995, cuando volvió a desfilar en su fecha tradicional, la noche del Miércoles Santo. "Volvió a su día y a su recorrido original y lo hizo ya con muchos cofrades, que visten hábito de color crema y capuchón verde. Y poco después, en 1997, empezaron a sacarla ya con costaleros, dejando la carroza que habían usado hasta ese momento".

La salida y entrada de La Macarena a la iglesia de Santiago son, precisamente, dos de los momentos más emocionantes que depara cada año la Semana Santa de la capital. "Entra y sale por centímetros. Es un momento duro y muy curioso ver como se animan y dedican el momento a gente querida.  Además, hay otro momento digno de ver, que es la subida de la cuesta de San Miguel, muy dura incluso sin paso, con la concatedral al fondo".

ANTONIO BLANCO - AMIGOS CIUDAD GUADALAJARA FACEBOOK

Otro hito importante de la Cofradía llegó en 1999, cuando incorporaron el paso del Padre Jesús de la Salud, que abre el desfile procesional. "Fue el año que dejó de subirse a la Prisión Provincial porque ya no había presos y no tenía sentido".

Actualmente es una de las procesiones que más gente congrega en Guadalajara. "La Semana Santa de Guadalajara ha ido ganando mucho en los últimos años, y esta procesión es la más impresionante. Además, es la única de Guadalajara que lleva dos bandas y que tiene ese aire andaluz que tanto gusta a la gente".

Quieno no podrá desfilar este año es José Luis Sotillo, uno de los integrantes más activos de esta Cofradía, fallecido hace pocos meses y a quien Díaz ha querido dedicar este espacio. "Era el alma máter de esta Cofradía y una persona muy querida, como pudimos comprobar en su entierro. Se le echará mucho de menos".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?