Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 17 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Lunes Santo

Resuenan aún los tambores del Lunes Santo cuando grabo estas palabras. Un Lunes Santo de los barrios como se empeñó en acuñar la prensa local ya hace años. Supongo que lo hicieron, y lo siguen haciendo, refiriéndose a los barrios más o menos lejanos del centro, donde viven los que se acercan a él para hacer alguna compra o resolver algún trámite administrativo, pero que desarrollan sus vidas lejos de Cruz Conde o Ronda de los Tejares. Son barrios muchas veces populosos: un buen sitio para hacer campaña porque el público es diverso y siempre es fácil encontrar votantes de cualquier ideología. Por eso es de agradecer que, de momento, no se haya producido ninguna imagen de campaña en esos barrios en algún acto cofrade. A pesar de la importancia de las redes sociales, o quizá precisamente por ella, estamos lejos de aquellos tiempos de populismo rociero de la alcaldesa que cambió de chaqueta o de aquel jefe de la oposición nacional que se paseó también un Lunes Santo por Córdoba e incluso golpeó el llamador de un paso, algo que no gustó a muchos hermanos de aquella cofradía de barrio.

Y es que allí, en los barrios, hay gente de todo tipo, pertenezcan a las hermandades o no, salgan a las calles a ver sus pasos o no. En esos barrios la hermandad se ha convertido en un organismo articulador de la vida social, también de la caridad y en seña de identidad para muchos que nos hemos sentido muchas veces abandonados, precisamente por estar lejos del centro; y entre sus hermanos y seguidores hay votantes desde Podemos a Vox. Por eso es bueno que no mezclemos unas cosas con otras, ni los de un lado ni los de otro. La distancia de la política con la Hermandad es muestra de respeto hacia todos y no de anticlericalismo. Igual que una queja vecinal, por el ruido de un ensayo no es más que eso, una queja y no hay que entenderla como una campaña para acabar con la Semana Santa. La muestra de que eso es así, la vimos precisamente ayer por la tarde con esos barrios llenos de gente, esperando el paso de sus hermandades.

Así que aprovechen. Esto acaba de comenzar y sean ustedes creyentes o no, hay pocos lugares del mundo donde se pueda ver un espectáculo gratuito como el que nos ofrece nuestra Semana Santa en unos decorados como los nuestros. Es un patrimonio único y nunca se sabe lo que nos va a durar. Eso, que se lo pregunten a los parisinos que se acordaran de este Lunes Santo toda su vida.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?