Últimas noticias Hemeroteca

Amaya Ojosnegros, preparada para convertirse en el ángel

La pequeña de 8 años se muestra ilusionada de convertirse en la protagonista de una fiesta declara de Interés Turístico Nacional

Amaja Ojosnegros junto con su madre y hermana /

Después de una Semana de dolor, llega el momento más esperado para los peñafilenses dentro de su Semana Santa, la Bajada del Ángel, fiesta declarada de Interés Turístico Nacional.

Será el Domingo de Resurrección cuando Amaya Ojosnegros Sánchez, viva una de las experiencias más intensas de su cortísima vida: a sus ocho años va a concitar las miradas de centenares de personas que acudan a la plaza del Coso a disfrutar del rito de la Bajada del Ángel.

Esa jornada Peñafiel y sus calles se llenan de gente, de turistas y vecinos que no que quieren perder ni un sólo detalle de una de las tradiciones más antiguas y renombradas que se conservan en esta tierra.

Una ceremonia que sin haber variado apenas un ápice en varias décadas incrementa cada año la expectación de contemplar como un pequeño ser alado, que este año llevará el rostro y la figura de Amaya, anunciará desde el cielo a la Virgen que su Hijo ha resucitado.

A pocos días de salir en escena, en la cita más importante de la Semana Santa de Peñafiel, Amaya tiene claro lo que tiene que hacer y lo que representa.

La familia de este pequeño querubín, se encuentran llena de orgullo y es que no todos los niños pueden hacer esta representación. Nuria Sánchez, la madre de Amaya, reconoce que es muy “emotivo” para una familia que se involucra a través de su cofradía, La Pasión, en esta Semana de Pascua.

Tal es asó que el martes Santo, Nuria portó a la virgen de La Soledad, algo que lleva haciendo desde que la cofradía incluyera portadores en esta procesión, y el papá del ángel, Daniel Ojosnegros, es miembro de la directiva y cofrade de la banda de cornetas y tambores de esta cofradía.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?