Últimas noticias Hemeroteca

La lluvia respeta el último acto de la Semana Santa con la procesión del encuentro

La imagen de la Virgen del Rocio se encontraba con el Cristo Resucitado en la plaza mayor al mediodía

Momento del encuentro de la Virgen del Rocio con Cristo resucitado a las puertas de la catedral segoviana /

Con el encuentro de la madre con el hijo resucitado se pone fin a las procesiones que han protagonizado los actos centrales de la Semana Santa. Unas celebraciones que han estado marcadas por la lluvia.

En la plaza Mayor este mediodía se han encontrado la imagen de la Virgen del Rocío, que ha partido de la iglesia de San Sebastián, con el cristo resucitado que ha iniciado su procesión desde la Catedral.

La imagen de la Virgen del Rocio a su llegada a la plaza Mayor / Radio Segovia

La alcaldesa de Segovia Clara Luquero ha sido la encargada de realizar la última “llamada” por todas las cofradías que no podían realizar las estaciones de penitencia en este año “costaleros gracias en nombre de la ciudad por el esfuerzo extraordinario que hacéis, por vuestra fe y dedicación. Os agradezco en primer lugar a vosotros y a todos los componentes de las cofradías y feligresías de la ciudad, costaleros, bandas, a todos os agradezco por mantener viva la tradición de nuestra Semana Santa. Gracias en nombre de Segovia” concluía la alcaldesa.

Las distintas cofradías, hermandades y feligresías hacen balance de los actos celebrados y ya piensan en cómo hacer lucir más y mejor a sus imágenes el próximo año si es que la lluvia respeta las celebraciones.

Imagen del tradicional homenaje de San Millán a Aniceto Marinas por Javier Mosácula / CADENA SER

Dentro de los actos de Semana Santa se ha realizado como todos los años el homenaje en recuerdo de Aniceto Marinas ante el monumento del escultor en los Jardinillos de San Roque. El investigador e historiador Francisco Javier Mosácula ha sido el elegido para escribir y leer el panegírico para el homenaje al escultor segoviano, autor de dos de las imágenes más destacadas que procesionan en la Semana Santa. El Cristo en su última palabra y la Soledad al pie de la Cruz las dos en la iglesia de San Millán.

El historiador ha destacado la bonhomía de Marinas y su religiosidad afirmando que según el propio Marinas cuando un escultor se ponía a trabajar sobre una obra religiosa, al final era la divina providencia quien guiaba sus manos y el resultado no era el suyo propio sino que en cierto modo Dios había influido sobre lo representado.

En su elogio Mosácula ha desvelado algunas de sus investigaciones relacionadas con el que considera el mejor escultor segoviano de siempre como el hallazgo de dos tallas de Marinas que se creían desaparecidas. Se trata de dos esculturas que se daban por perdidas. Una de Santa Teresa de Jesús y otra de San Juan de Sahagún que el pasado mes de agosto aparecieron en los sótanos de la catedral de Salamanca donde se han identificado como dos obras de considerable valor.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?