Últimas noticias Hemeroteca

El Almería fue un avión en Tenerife

Fútbol, eficacia y disfrute, ingredientes para seguir soñando.

Celebración del 1-0. /

El Almería es el equipo que menos papeletas tiene para jugar el Play Off, o al menos eso dice la clasificación, pero al menos ha demostrado que morirá con las botas puestas. El partido en Tenerife empezaba torcido por culpa de las victorias de todos los rivales directos en la lucha por el ascenso. Sin embargo, en las próximas jornadas hay enfrentamientos directos y los rojiblancos se niegan a tirar la toalla sin luchar.

 

 

Casi sin tiempo para tomarle el pulso al encuentro, Luis Rioja asiste en el área a Álvaro Giménez que, casi cayéndose, logra contactar con la pelota y batir a Dani Hernández. Era el mensaje perfecto al Tenerife y los colosos de la categoría; no nos vamos a rendir. La primera mitad fue un deleite, minimizando al rival y saliendo con espacios al contragolpe. El muro de contención que levantaron Eteki y De la Hoz aisló el fútbol ofensivo del Tenerife, obligando a Milla y Lasso a jugar muy lejos de la portería de René. Mientras, arriba Juan Carlos, Rioja y Giménez se montaban su fiesta particular. En otro centro del sevillano, el Pichichi remata al larguero con el meta superado. Cerca el 0-2.

El Tenerife se caracteriza por sus grandes remontadas en el Heliodoro y tras el descanso salió con garra. Corpas pidió el campo por una lesión en el tobillo izquierdo y entró Narváez. Este cambio, lejos de ser un problema, se convirtió en solución a los pocos minutos.

El conjunto insular se volcaba sobre René, aunque con poco acierto en los últimos metros. Cerca del cuarto de hora, Milla cae en el área y mientras piden penalti, Juan Carlos se planta solo ante Dani, intenta picar la pelota, se la saca, y Giménez saca un penalti de la nada que desequilibraría definitivamente la contienda. Un golpe sobre la mesa en el momento ideal.

Álvaro engañó con el lanzamiento al palo izquierdo y el Almería se puso 0-2 con merecimiento. Pero al festival se quería unir un Luis Rioja desequilibrante, con chispa, que quería culminar su magnífica actuación con gol. Hecho. El sevillano se planta en la frontal del área y con tiro raso cruzado bate a Dani Hernández. Tercer gol y pitos en el Heliodoro para sus jugadores y, sobre todo, al presidente.

 

Hubo un atisbo de reacción con el tanto de José Naranjo, aunque más por exceso de relajación rojiblanca. Se vio un Almería con hambre, fútbol y eficacia, de la que careció en el último mes y medio. Lástima que Juan Carlos se pierda por sanción la cita ante el Oviedo. Un equipo liberado, con el objetivo cumplido, no ha dicho su última palabra en su carrera por el Play Off, ahora a seis puntos. Ahora que llega el final se valora más el temporadón de esta plantilla.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?