Últimas noticias Hemeroteca

El Obra se mete en el lío

Singler y Simons fueron baja de última hora y Moncho Fernández tuvo que hacer debutar a Martins Laksa

Brodziansky lanza a canasta ante Dani Pérez /

Nueva derrota del Monbus Obradoiro que no acaba de dar el golpe de pedal necesario para alejarse del furgón de cola. Tras la derrota ante el Guipúzcoa Basket (85-72), los de Moncho Fernández se meten en el lío de la permanencia y ven como deberán apretar el paso si no quieren vivir un final de temporada angustioso. Yendo a remolque prácticamente todo el partido, volvió a pasarle lo de las últimas jornadas, a la que deja de meter, no ofrece la consistencia defensiva necesaria y se desangra ante casi cualquier rival. Toca cambiar el chip, que vienen curvas.

El equipo vasco salió dormido y estuvo a punto de pagarlo porque el cuadro santiagués, con Pozas y Brodziansky en dos ocasiones, colocaron el marcador siete arriba, con opciones de romperlo y poner de los nervios a los locales.

Pero pronto eaccionó el Delteco GBC, con Sekulic amo de la zona defensiva y Dani Pérez dirigiendo y anotando cuando era requerido para ello, y los guipuzcoanos enderezaron el encuentro al tomar una iniciativa que ya no perderían hasta el final.

El segundo cuarto transitó igualado porque los intentos de despegue de los donostiarras, que contaban ahora también con el ucraniano Vobrov, los abortaba rápidamente el Obradoiro para pegarse en el luminoso (33-30) hasta que apareció Nevells, irregular toda la temporada, para empujar a los suyos y favorecer su primacía al descanso.

El Obra necesitaba salir inspirados y reaccionar en la segunda mitad para no dejar escapar sus opciones en una cancha realmente difícil como la de San Sebastián y a ello se puso Brodziansky, que aguantó el tipo cuando más apretaba el Delteco GBC.

El quinteto de Sergio Valdeolmillos llegó a estar diez arriba pero según se acercaba el final del tercer cuarto Monbus cerró su zona y con un canasta de Navarro y un triple de De Zeeuw encarriló la mejora de los visitantes que llegaron con todas sus esperanzas vivas al último cuarto (66-61).

Pero el último cuarto del Obra fue el peor del encuentro, pues metió sólo tres canastas de once intentos (0/5 en triples). Ahí cavó su tumba y es esfumaron las opciones de dar la vuelta al marcador.

Lo peor fue, sin duda, ver otra vez la sensación de quiero y no puedo

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?