Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 21 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Visto para sentencia en Lanzarote el 'juicio de los pardeleros'

La Fiscalía pide multas de entre 5.700 y 8.700 euros para las 19 personas acusadas de realizar un asadero de pardelas en el islote de Alegranza

Furtivos pardeleros en Alegranza. /

La Fiscalía y la Asociación de Amigos de la Pardela Cenicienta han solicitado multas de 5.700 a 8.700 euros a las 19 personas acusadas de haber participado en septiembre de 2015 en un asadero en el que se cocinaron ejemplares de ese ave protegida en el islote de Alegranza, parque natural.

Los 19 acusados han comparecido ante el Juzgado de lo Penal número 1 de Arrecife acusados de un delito contra el medio ambiente, en la en su modalidad de protección de la fauna.

El juicio, que en principio iba a prolongarse dos días, ha quedado visto para sentencia este miércoles, tras una sesión en la que todas las defensas han pedido la absolución de los encausados.

Todos los imputados se han negado a contestar las preguntas del Ministerio Fiscal y de la acusación particular ejercida por la Asociación de Amigos de la Pardela Cenicienta, limitándose a responder únicamente a las planteadas por sus respectivas defensas.

Los 19 han coincidido en manifestar que durante su estancia en Alegranza, el día 8 de septiembre de 2015, ni cazaron, ni comieron, ni guisaron ejemplares de pardela, frente a lo que sostiene el equipo de la Guardia Civil que los sorprendió en plena comida.

Según su versión, estaban en el islote para disfrutar de unas jornadas de pesca, si bien algunos pasaron varios días en la zona, pernoctado en la embarcación, en la que trasladaron víveres, mientras que otros habían acudido al lugar ese mismo día.

Parte de las defensas han hecho hincapié en los interrogatorios de sus clientes en que la Justicia anuló en su día las sanciones administrativas que el Cabildo de Lanzarote impuso a algunos de los acusados por acampar en la zona, en un sentencia que cuestiona la veracidad de la declaración de un vigilante de ese espacio.

Incluso, uno de los acusados ha alegado, a través de su abogado, que en aquellas fechas estaba recién operado y no podía ingerir ningún alimento con grasa, por lo que difícilmente podría haber comido pardelas por el riesgo para su salud.

Los acusados también han asegurado al juez que aquel día había en Alegranza medio centenar de personas y media docena de barcos.

Igualmente, han señalado que durante la intervención de la Guardia Civil, en ningún momento se les informó el motivo por el que se les identificó ni les leyó sus derechos.

Por su parte, la Fiscalía de Canarias ha presentado el testimonio de un perito forense que certifica, con análisis de ADN, que los restos del guiso incautado al grupo sorprendido por la Guardia Civil en plena comida eran de pardela cenicienta, "sin ninguna duda".

Las defensas han intentado desacreditar esa prueba, denunciando una presunta quiebra de la cadena de custodia de la bolsa en la que se recogió el guiso, porque, según versión, se entregó por parte de la Guardia Civil a un veterinario que no es funcionario.

Desde su punto de vista, no hay ninguna prueba de que los acusados cazaran o cocinaran las pardelas y sí, en cambio, de que se han vulnerado los derechos fundamentales de los acusados.

La Fiscalía ha defendido en su informe final que la cadena de custodia no fue impugnada cuando era el momento oportuno y que ha quedado demostrado que se trató de un convite organizado en el que participaron todos los acusados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?