Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 20 de Octubre de 2019

Otras localidades

Máxima seguridad para preservar la Salud

Simulacro de sanidad pública en el puerto de Algeciras

Estamos en el puerto de Algeciras, asistimos al ejercicio de sanidad pública, doce escenarios elegidos dentro de un programa denominado MARSEC-19 de la Armada Española y coordinado por el Ministerio de Sanidad para llevar a cabo simulacros de entrenamiento.

Todo ha comenzado a las 06.00 horas de la madrugada, momento en el que el capitán de un buque de bandera española, y procedente de Nigeria con quince tripulantes a bordo, ha comunicado a la estación costera su llegada al puerto de Algeciras con un cadáver y una persona enferma con sospecha de padecer fiebre hemorrágica, una enfermedad transmisible que pudiera suponer un riesgo para la salud pública.

Jorge Lozano, Comandante Naval, nos explica que para la Armada es muy importante realizar este tipo de ejercicios para poner en práctica la coordinación de las diferentes instituciones que participan.

Un día soleado recibe en nuestras aguas al Patrullero de la armada P-22 "Tagomago", en primer lugar, y tras el conocimiento de esta situación es el Ministerio de Sanidad el que determina si el patrullero llega a un puerto español.

Una vez constituido el gabinete de crisis, se ha procedido al montaje del Puesto de Mando Avanzado , desde donde se ha coordinado la gestión de la emergencia, dirigida por el coordinador provincial de Gestión de Emergencias y director operativo del 112 en la provincia.

La directora General de Salud Pública, Pilar Aparicio, ha explicado el trabajo que realizan los diferentes organismos en una operación como esta, y la importancia de la coordinación entre todos los actores implicados.

Tras la autorización de la llegada del buque al puerto, un equipo sanitario, médicos y enfermeros se prepara para su atención, todo coordinado por Miguel Dávila, responsable del ejercicio desde el ministerio. El equipo médico de Sanidad se encarga de realizar la primera inspección, indispensable su equipo de protección individual par evitar posibles contagios, de manera minuciosa y supervisados por un controlador se preparan para su entrada en el buque y autorizan el desembarco de enfermo y cadáver infectados.

Mientras tanto, los marineros del patrullero son entrevistados por personal de sanidad, para evaluar el contacto que han podido tener con los infectados.

El supuesto enfermo llega a puerto caminando por su propio pie acompañado del médico de sanidad y es atendido por profesionales, también con su equipo de protección, que lo introducen en una cápsula de presión negativa, la única que disponemos en la provincia, para evitar contagios y es evacuado por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) y trasladado al hospital de referencia en condiciones de bioseguridad.

Posteriormente es evacuado el cadáver, los servicios funerarios han accedido al buque en condiciones seguras también, tras lo que se ha procedido a limpiar y desinfectar el escenario.

El ejercicio ha ensayado también la participación del juez de guardia y el médico forense para el desembarco del cadáver, la revisión epidemiológica y vigilancia tanto de todos los miembros de la tripulación, como del personal operativo que ha participado en las labores de asistencia y evacuación del enfermo y el cadáver.

.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?