Últimas noticias Hemeroteca

Denuncian la vulneración de derechos y precariedad de las trabajadoras de hogar y cuidados

Un estudio del Consorcio Zentzuz Kontsumitu ha elaborado el primer estudio sobre esta realidad en Vitoria y llevará en septiembre su denuncia a las instituciones alavesas

Escucha aquí las principales conclusiones de la primera investigación que aborda la situación de las mujeres que trabajan en el sector doméstico: hogar y cuidados en Vitoria-Gasteiz. Entrevistamos a Estíbaliz Gómez de Segura Olalde, del consorcio Zentzuz Kontsumitu, la entidad que ha realizado el estudio y que está formado por Mugarik Gaba, Setem Hego-Haizea y Medicus Mundi; conversamos, además, con Tania Siriany, de la Alianza de Mujeres atravesadas por el Racismo (AMAR) y con Tita Golíndez, de la Alianza Política Sector Mujeres de Guatemala.

Es la primera vez que en Vitoria se saca una radiografía de la realidad del sector del trabajo en el hogar y cuidados. En esa foto quienes más salen son mujeres migradas: fundamentalmente de Venezuela, Nicaragua, Honduras y cada vez más senegalesas y magrebíes.

Los colectivos que lideran esta investigación denuncian que, de entrada, quienes trabajan en cuidados y en las labores del hogar se enfrentan a una legislación discriminatoria -no están dentro del régimen general de la Seguridad Social- con un régimen especial en el que no se contempla el derecho al paro, con contratos que finalizan cuando fallece la persona a la que se ha cuidado sin derecho a finiquito o descuentos de hasta el 30% de su salario -el mínimo interprofesional- por comer o lavar la ropa en la casa en la que se trabaja.

La situación de partida, común para todas las trabajadoras, se agrava en el caso de las migradas que se enfrentan además a una legislación de extranjería que propicia una situación de mayor vulnerabilidad. En el caso de las interinas se habla incluso de una nueva esclavitud.

Se producen, según se recoge en el estudio, situaciones de abuso en la adjudicación de tareas que deben realizar y en las jornadas laborales que pueden llegar a ser de 60 horas sin la remuneración correspondiente a ese tiempo trabajado.

Y aún más: no son anecdóticas las situaciones de violencia machista a las que se enfrentan. Según datos de investigaciones realizadas en la CAV el 27% de las trabajadoras del hogar han vivido insultos sexistas, sexuales o ractistas en espacios públicos y para el 24%, pactar en el trabajo incluía algún tipo de trabajo sexual con los hombres que tenían que cuidar. Señala Estíbaliz Gómez de Segura que estas situaciones no se denuncian por miedo al despido o a la deportación al no tener -en muchos casos- regulada su situación legal en el país. Además, estas mujeres desconocen sus derechos.

A la luz de esta investigación, Zentzuz Kontsumitu trabaja ya con organizaciones, sindicatos y el movimiento feminista en la articulación de una red que, entre otros fines, persigue promover la autoorganización de las trabajadoras del hogar y cuidadoras. Van a desarrollar un proceso de trabajo interno con las empleadas domésticas  y en septiembre acudirán a las instituciones alavesas en sendos turnos populares. Quieren que las administraciones se responsabilicen, dentro de sus competencias, en la labor de cuidados y dependencia que ahora soportan estas mujeres en situaciones de precariedad. Y apelan asimismo a la ciudadanía, consumidora de estos servicios para que reflexione sobre su actitud ante este fenómeno y adopte las medidas que estén en su mano para reducir las situaciones de injusticia que se dan.

El miércoles 15 de mayo en el Centro Cívico El Campillo a las 19:00 se presentará en detalle la investigación de Vitoria-Gasteiz; es una cita abierta a la ciudadanía.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?