Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 14 de Octubre de 2019

Otras localidades

Hijuelas y abanicos

El Blog de campaña de Víctor García en la caravana electoral socialista

El reloj de la plaza de Ocaña anunciaba a campanadas las 5 de la tarde. El móvil ardiendo en mi bolsillo me decía que estábamos a 30 grados. Y los candidatos no se libraban del sol ni en los carteles.

Veníamos de comer y de tener un susto. Vaya, un sustillo. Le podía haber pasado a cualquiera, seguramente a mí si hubiera estado en su lugar. El caso es que un rato antes, durante un mitin, un candidato sufrió un leve mareo. Tenía la palabra García-Page (era un encuentro casi familiar) cuando de repente el candidato ocañense a alcalde palideció y buscó un asiento rápidamente.

Te he debido dar tanto la lata que casi te he echao del mitin…” le decía el presidente de la Junta a Eduardo Jiménez. Fue un momento solamente pero García-Page ya bromeaba con que el candidato se iba a tomar posesión como alcalde. “Eduardo es que ya tiene prisa por llegar al ayuntamiento”, decía, mientras el hombre se quitaba de en medio.

Al poco volvió al atril, aún blanco, pero reconfortado por los cuidados de su equipo y las palabras de cariño de García-Page que llegó a prometerle “una hijuela en caso de que ambos alcancen sus objetivos. Una hijuela, que en la RAE, tiene trece acepciones.

El caso es que los calores, los focos, los nervios o la digestión, o todo junto, hicieron el resto para regalarnos la anécdota de la jornada, y de paso contribuir a este blog. Pero el día no había terminado y al caer la tarde, en Azuqueca de Henares, vimos a otro político, Blanco: “Soy José Luis Blanco, soy ferroviario, soy socialista y aspiro a seguir siendo vuestro alcalde los próximos años”.

Es el mismo Blanco que le disputó a García-Page unas primarias para liderar el partido en Castilla-La Mancha. Fue en otoño del 17, y aunque ha pasado el tiempo, el propio líder del PSCM reconocía “un poquito más de morbo” de lo normal en ese mitin ante 500 asistentes. Además el calor todavía apretaba y no ayudaba la climatización en el Centro de Ocio Río Henares, así que el candidato a la Junta tiró de hijuelas:

Una cosa es querernos y abrazarnos, y otra cosa es asarnos”, bromeaba. El caso es que nadie palideció esta vez, ningún mareo que yo sepa. Sí acaso algún sofoco aliviado por eso que llaman los mecanismos del partido: los abanicos, en este caso.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?