Últimas noticias Hemeroteca

'Carta a los corazones'

Comentario inicial de David Perdomo, en 'Hoy por Hoy Las Palmas', del viernes 17 de mayo.

Las Palmas de Gran Canaria

Hoy me voy a poner a lo Anne Igartiburu y quiero escribirle una de mis cartas a nuestros corazones:

Mi queridos corazones,

Antes que nada les quiero dar las gracias por seguir latiendo. Sé que no se suele hacer pero gracias a ustedes seguimos con vida. Aunque sí es cierto, y por eso les escribo esta carta, que siento que cada vez están más fríos, que se han convertido en una especie de piedras que ni sienten ni padecen.

Hoy les escribo pero no para culparles. Sé que cualquiera se haría una coraza con todo lo que pasa en el mundo. Tantas desgracias, calamidades y maldad en general. Además, todos los corazones han aguantado y aguantan, alguna vez, bromas pesadas, insultos, algún empujón y, claro, eso les va endureciendo aunque no quieran.

Hoy les escribo porque estoy preocupado por ustedes, los corazones. No entiendo cómo hay cosas que no les consiguen ablandar. Cómo no les duele la desaparición de ese niño, de tan solo un año, que tenía cogido su madre y que perdió en el mar al saltar de un patera. No entiendo cómo les ha dado igual. Cómo esa noticia que tendría que remover cualquier conciencia humana se ha quedado casi relegada a una información más. A un titular sin importancia, a otra cosa terrible que olvidar cuando comienza la sintonía de la sección de Deportes.

Hoy les escribo porque sinceramente, corazones, no les entiendo. No sé cómo pueden desconectar tan fácil, y lo voy a escribir así, de esta mierda. De esta realidad tan dura que afecta a millones de personas y donde muchos mueren a diario intentando encontrar una vida mejor. Y sé que tienen sentimientos, que ustedes siguen siendo un corazón humano. Recuerdo cuando les conmovió la historia de Julen, el niño que cayó en un pozo. Incluso la de Aylan, el niño sirio que apareció muerto en la costa de Turquía. La muerte y el sufrimiento de lo niños nos suelen doler. El problema es que parece que sólo la de algunos. Porque este caso no abrió la mayoría de informativos, ni siquiera ha sido protagonista en nuestras conversaciones, ni hemos creado lazos de solidaridad en Facebook, ni siquiera se convirtió en un hastag de Twitter. Quizás, corazones, eso me entristezca más porque significa que ustedes son corazones humanos pero racistas.

Hoy les escribo con la esperanza de que al menos reflexionen. Que intenten salir de esa coraza, que se olviden de todo eso que les ha endurecido, que sean más empáticos con los otros y que la próxima muerte o desaparición de un niño inmigrante, que habrá más, no les quepa la menor duda, les duela. Pero les duela de verdad. Les haga pedir a los que gobiernen más sensibilidad, les haga ser más corazones humanos donde el sufrimiento de cualquier persona les duela, les haga hacer algo para que esas muertes no sean en vano. Les pido que ese niño, del que ni siquiera sabemos su nombre, sea un punto de inflexión para que ustedes, corazones, nos recuerden que seguimos siendo humanos.

Atentanmente, y hoy algo descorazonado, David Perdomo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?