Últimas noticias Hemeroteca

El Sporting se hunde en la miseria

Los rojiblancos confirman su fracaso y se despiden del playoff en La Romareda, donde el mejor fue el portero Dani Martín

Lo mejor que le puede pasar al Sporting es que esto está a punto de acabarse. Que solo restan tres semanas para que acabe esta agonía y que en una de ellas no habrá que pasar por el suplicio de ver al equipo durante 90 minutos, gracias a la desaparición del Reus. Qué alivio. La visita a Zaragoza no hizo más que consumar el desastre, el fracaso de un proyecto que atentaba contra la lógica, la inteligencia y los valores y que está constituyendo uno de los mayores ridículos de la entidad en mucho tiempo. Nada a lo que no se estén acostumbrando los sportinguistas desde hace muchos años. Y, desde luego, nada a lo que no estén acostumbrados los que gobiernan la entidad, con Javier Fernández y Miguel Torrecilla a la cabeza, especialistas en hundir todo lo que tocan responsables de tolerar y organizar este desastre, empeñados en robar cualquier ilusión a los sportinguistas.

Nada es sorprendente en este Sporting. Que esto podía acabar mal lo imaginaba cualquiera con dos dedos de frente. Tampoco sorprende el equipo, en el que José Alberto se resiste a introducir alguna novedad, algo fresco, y mantiene un equipo que considera el mejor pero que no funciona. Sin Nacho Méndez, la apuesta por una pareja de centrocampistas formada por Cofie y Cristian Salvador supone una total renuncia a intentar jugar al fútbol. Uno de esos futbolistas a los que la gente quiere ver, como es Pedro Díaz, no entró hasta el minuto 88. Cabe confiar en que en los dos partidos que quedan, asumiendo ya la falta de objetivos, José Alberto López de la oportunidad a gente nueva, a algún chico más del filial que lo dejará todo para intentar satisfacer a la parroquia.

El Sporting fue, otra vez, un equipo superado, por el rival y por la situación. El mejor fue, como casi siempre, su portero; ahora Dani Martín, tras la lesión de Diego Mariño. De poco valió que el Sporting se adelantara tan pronto, gracias al gol de Robin Lod, que volvería a marcar nada más comenzar la segunda parte. De hecho, ponerse por delante a los ocho minutos convirtió el partido casi en un monólogo del Zaragoza, que asedió completamente al Sporting, con varias ocasiones claras de gol previas al empate de Álvaro Vázquez. Solo en una ocasión el equipo gijonés pudo marcar, fallando Djurdjevic ante Cristian Álvarez.

Si ya en la primera parte el Zaragoza fue mejor, en la segunda acabó pasándole por encima al Sporting. Flojeó el Sporting, donde era sobrio en otros tiempos. Tres goles en 25 minutos encajaron los rojiblancos: en un balón muerto a la salida de un córner, un centro desde la izquierda que se pasea por delante de la portería hasta el remate de Álvaro Vázquez y un último tanto de Marc Gual que pudo ser anulado porque en el pase atrás de Eguaras el balón había superado la línea de fondo.

El ridículo es tal que, a tres jornadas del final y con una victoria asegurada en la penúltima, el Sporting podría quedarse ya sin opciones matemáticas de entrar en playoff. No es tan difícil: basta con que el Mallorca gane o empate en su campo al Almería y que el Cádiz le gane a Osasuna en el Carranza o bien que el Dépor venza en el Anxo Carro. Sea matemático este fin de semana o no, la realidad es que el Sporting se ha despedido ya de cualquier objetivo después de una temporada infame, que solo podría tener una lectura positiva si alguien en Mareo aprendiera la lección. No tiene pinta.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?