Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 25 de Junio de 2019

Otras localidades

Selecciona

  • Aínsa-Sobrarbe
  • Alagón
  • Albacete
  • Alcalá de Henares
  • Alcalá de los Gazules
  • Alcañiz
  • Alcázar de San Juan
  • Alcobendas
  • Alcoy
  • Algeciras
  • Alhama de Granada
  • Alicante
  • Almadén
  • Almendralejo
  • Almería
  • Altsasu
  • Andújar
  • Aracena
  • Aranda de Duero
  • Aranjuez
  • Archidona
  • Arnedo
  • Arrecife
  • Ávila
  • Avilés
  • Ayamonte
  • Badajoz
  • Baena
  • Barbastro
  • Barcelona
  • Baza
  • Béjar
  • Benavente
  • Benicarló
  • Benissa
  • Bilbao
  • Burgos
  • Cabra
  • Cáceres
  • Cádiz
  • Calahorra
  • Calatayud
  • Cambrils
  • Cartagena
  • Caspe
  • Castellón de la Plana
  • Castro-Urdiales
  • Cervera
  • Ceuta
  • Chantada
  • Ciudad Real
  • Córdoba
  • Coria
  • Coruña, A
  • Cuéllar
  • Cuenca
  • Dénia
  • Donostia
  • Eibar
  • Eivissa
  • Ejea de los Caballeros
  • Ejido, El
  • Elche
  • Elda
  • Estella-Lizarra
  • Estepa
  • Ferrol
  • Figueres
  • Frontera, La
  • Gandia
  • Gijón
  • Girona
  • Granada
  • Graus
  • Guadalajara
  • Guadix
  • Haro
  • Huelva
  • Huesca
  • Irun
  • Jaca
  • Jaén
  • Jerez de la Frontera
  • Jerez de los Caballeros
  • Jódar
  • Laudio
  • Laviana
  • León
  • Linares
  • Llanes
  • Llanos de Aridane, Los
  • Lleida
  • Logroño
  • Loja
  • Lorca
  • Lugo
  • Madrid
  • Málaga
  • Manresa
  • Maó-Mahón
  • Marbella
  • Medina del Campo
  • Melilla
  • Mérida
  • Miranda de Ebro
  • Mojácar
  • Monforte de Lemos
  • Monzón
  • Móra d'Ebre
  • Morella
  • Móstoles
  • Motilla del Palancar
  • Motril
  • Mula
  • Murcia
  • Navalmoral de la Mata
  • Navia de Suarna
  • Olot
  • Ontinyent
  • Orihuela
  • Ourense
  • Oviedo
  • Palamós
  • Palencia
  • Palma del Río
  • Palma de Mallorca
  • Palmas de Gran Canaria, Las
  • Pamplona
  • Parla
  • Pedroñeras, Las
  • Peñafiel
  • Peñarroya-Pueblonuevo
  • Plasencia
  • Ponferrada
  • Pontevedra
  • Puertollano
  • Puigcerdà
  • Reinosa
  • Reus
  • Ribadavia
  • Ronda
  • Roquetas de Mar
  • Sabiñánigo
  • Salamanca
  • San Bartolomé de Tirajana
  • Sanlúcar de Barrameda
  • San Sebastián de la Gomera
  • Santa Cruz de Tenerife
  • Santander
  • Santiago de Compostela
  • Santoña
  • Sariñena
  • Segovia
  • Sepúlveda
  • Sevilla
  • Solsona
  • Soria
  • Sort
  • Tafalla
  • Talavera de la Reina
  • Tarancón
  • Tarragona
  • Teruel
  • Toledo
  • Tordesillas
  • Torrelavega
  • Tortosa
  • Tudela
  • Tui
  • Úbeda
  • Ubrique
  • Utrillas
  • Valdepeñas
  • Valencia
  • Valladolid
  • Vendrell, El
  • Vic
  • Vielha e Mijaran
  • Vigo
  • Vilafranca del Penedès
  • Vilagarcía de Arousa
  • Vilalba
  • Villamartín
  • Villanueva de Córdoba
  • Villanueva de la Serena
  • Villena
  • Vitoria-Gasteiz
  • Viveiro
  • Xàtiva
  • Xinzo de Limia
  • Yecla
  • Zafra
  • Zamora
  • Zaragoza

Las mentiras, aunque piadosas, siguen siendo mentiras

La reflexión de Ana Díez, médico de familia y experta en nutrición

A Pinocho le crecía la nariz cuando decía una mentira. Menos mal que es un cuento, porque, si no, no ­­­­p­­­­odríamos andar por la calle.

Mienten los niños, los padres, los políticos, todo el mundo. Se miente levemente y lo llamamos mentiras piadosas. Si se miente de forma más intensa, ya se considera grave. Yo creo que todas son mentiras igualmente importantes, igualmente graves desde el punto de vista emocional porque nos están indicando la intención de engañar que tiene nuestro interlocutor.

Con la mentira llamada piadosa se intenta salir airoso de una situación. O, simplemente, quedar bien con otra persona y no herir sus sentimientos. ¿O es que siempre que hemos dicho que algo nos gusta era verdad? Habría que ser valientes y decir nuestra opinión real cuando nos preguntan. No es necesario ser hiriente y agresivo. Simplemente, decir la verdad. Estas mentiras piadosas se utilizan también en la infancia. Lo malo es que nos acostumbramos a ellas y cada vez nos resulta más difícil no decirlas. Esta situación nos lleva a un callejón sin salida que complica absolutamente todo y que nos hace utilizarlas constantemente. Diría que sin necesidad.

 

Cuando se miente para agradar a otra persona, esta se acostumbra a que le den la razón constantemente, a que nunca se le lleve la contraria. Así, cuando en un momento determinado decimos lo que realmente pensamos, sentará mal porque teníamos a todos acostumbrados a aceptar todo sin rechistar.

Sin embargo, lo único que consigue la mentira continuada es desconfianza por parte de los demás. Porque, ¿cómo vamos a creer a una persona que nos ha mentido en otras situaciones? ¿Qué razones tengo ahora para confiar en ella? ¿A partir de qué momento voy a volver a confiar cuando ha estado durante tanto tiempo mintiendo incluso en asuntos sin importancia? Cuando la confianza se rompe por culpa de las mentiras, se desmoronan relaciones de años. Y, a veces, tristemente para siempre.

También hay quien miente para conseguir algo que no alcanzaría con la verdad desnuda, como ocurre en ocasiones en las redes sociales, donde se puede mentir amparado por el anonimato.

A nadie le gustan las mentiras en otros. Una de las características más apreciadas en una persona es la sinceridad y la posibilidad que se le brinda a otra para confiar en ella. Es cierto que, cuanto más cercana sentimos a esa persona, más nos van a defraudar sus mentiras y más difícil va a ser subsanar ese daño, porque las mentiras de alguien ajeno a nosotros nos dejarán más indiferentes.

Deberíamos intentar decir siempre la verdad. Esto no significa que tengamos que decir algo que nadie nos ha preguntado, que tengamos que dar nuestra sincera y terrible opinión de cualquier cosa sin que alguien se haya interesado por ella, que seamos incisivos cuando hablemos de alguien o algo.

Sin embargo, por mucho que duela una verdad, una mentira siempre es más desgarradora y con peor remedio cuando llega a ser descubierta. Y tarde o temprano se acaba descubriendo. Ya lo dice el refrán “antes se coge al mentiroso que al cojo” Y entonces ya no tiene solución. Todo se va al garete y, aunque se intente arreglar, casi nunca vuelven a ser las cosas como antes.

Por cierto, lo de que con una mentira crezca la nariz como a Pinocho es totalmente falso. Pero sí existe un llamado “Efecto Pinocho” que se caracteriza por un aumento de la temperatura de la cara, sobre todo de la zona cercana a la nariz, cuando se dice una mentira.

Pues eso, que no se nos caliente la cara; y mucho menos la nariz.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?