Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 10 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La ex consejera Ana González cesó a Rebollo como secretario del Niemeyer "porque allí no cuadraba nada"

Ana González ha declarado en una nueva sesión del juicio por el 'caso Niemeyer' que descubrió que José Luis Rebollo, acusado por su gestión como secretario de la Fundación, había cobrado 300.000 euros

José Luis Rebollo, ex secretario de la Fundación Niemeyer (segundo por la izquierda) es uno de los acusados por las supuestas irregularidades en la gestión del centro cultural avilesino. Abogado de profesión ejerce en el juicio su propia defensa. /

El juicio por el'caso Niemeyer' ha puesto frente a frente a Ana González, la ex consejera de Cultura que cesó al secretario de la Fundación, José Luis Rebollo, y al propio Rebollo, que es uno de los acusados pero que además ejerce su propia defensa en el proceso. Fue un momento no exento de tensión, en el que la que fuera consejera con Javier Fernández y actual candidata socialista a la alcaldía de Gijón dijo que tomó la decisión de cesarle porque “no cuadraba lo que se me decía con lo que veía”.

Ana González compareció como testigo. Cuando, como consejera de Cultura asumió la presidencia de la Fundación Niemeyer, ésta ya estaba muy endeudada y con unas cuentas sumidas en una maraña. En ese contexto, una de sus primeras decisiones fue el cese del secretario de la Fundación, el abogado José Luis Rebollo, hoy uno de los acusados en el proceso judicial para depurar responsabilidades penales por las irregularidades en la gestión del Centro Niemeyer. La ex consejera lo destituyó por "pérdida de confianza, porque cuadraban pocas cosas".

Según ha declarado Ana González descubrieron que "había cobrado 300.000 euros, había problemas con la formulación de cuentas que era uno de sus trabajos, incluso había cobrado tres facturas por unos 15.000 euros cuando el centro ya estaba en concurso de acreedores".

Así respondió a las preguntas del abogado del Principado. Posteriormente, fue interrogada por el propio Rebollo, que asume su propia defensa. El interrogatorio dio lugar a momentos de cierta tensión.

La exconsejera explicó que optó por encomendar trabajos de la Fundación a personal del Principado porque“teníamos tales deudas que no podíamos contratar a más gente”, dijo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?