Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 22 de Octubre de 2019

Otras localidades

Conocer el Panteón de la Condesa y subir a la Peña Hueva o Carravieja

Ángel de Juan nos plantea dos propuestas que deberían ser 'obligatorias' para todos los vecinos de la capital

Guadalajara cuenta con muchos elementos característicos. Dos de ellos son, sin duda, el Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo, uno de sus monumentos más emblemáticos, y la Peña Hueva o Carravieja, uno de los rincones naturales más peculiares y conocidos de la ciudad.

"Son dos de esos lugares que cualquier guadalajareño que se precie debería conocer", asegura Ángel de Juan en el espacio '101 cosas que hacer en Guadalajara'. "Son muy conocidos, pero seguro que todavía hay mucha gente que no los conoce y es bueno que destaquemos la importancia que tienen cada uno en su ámbito".

Manuel Granado, de la Asociación Provincial de Guías Turísticos, cree que en los últimos años se ha mejorado mucho la accesibilidad al Panteón, que durante mucho tiempo estuvo un poco aislado y cerrado a la ciudad. "Se ha avanzado mucho. Ya está abierto muchos días a la semana y se ha abierto un acceso directo desde el paseo de San Roque que facilita mucho el acceso a los turistas y a los propios guadalajareños".

La singularidad del edificio y sus vistas desde la autovía, explica Granado, convierten al Panteón en uno de los ganchos fundamentales para los turistas. "Hay mucha gente que lo ve cuando pasa por la autovía y piensa que algún día tiene que venir a verlo. Cuando finalmente lo hacen, se suelen ir muy sorprendidos. Puede parecer un sacrilegio, pero a la mayoría les gusta más que el Infantado, sobre todo por el factor sorpresa. En el infantado ya saben que van a ver una joya, pero en el Panteón no saben qué se van a encontrar y salen gratamente sorprendidos".

Otro elemento que ayuda en este caso es la interesante historia y algunas leyendas que acompañan a la Condesa, como recuerda De Juan. "Se dice que por la noche destruía parte de lo que se hacía por el día para seguir dando trabajo a la gente que lo necesitaba. Lo que sería deseable es que se pudiera contemplar también el claustro del colegio de Adoratrices, que es una maravilla, y completarlo con su palacio, que es la actual sede de los Maristas".

Y si el Panteón es uno de los elementos más reconocibles de la ciudad, no lo es menos la Peña Hueva. "Es un ejemplo claro de lo que es la Alcarria, formada por valles y altos. En este caso tanto la Peña Hueva como el Pico del Águila son muy característicos del paisaje de Guadalajara y suponen una ruta o un paseo muy agradable que es verdaderamente recomendable".

De Juan apuesta por subir en verano a media tarde para contemplar el atardecer, pero destaca las vistas que tenemos desde arriba. "Es un mirador privilegiado. Podemos ver la Sierra, Madrid, todo el Corredor y la Campiña".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?