Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

Las 'pepitas' de nuestro nomenclátor

Entre las pocas mujeres que forman el callejero de Valencia encontramos a tres Pepitas. Una de ellas, la del barrio de la calle Sagunto, es anónima y las otras son la actriz Pepita Serrador y la primera Miss España, Pepita Samper

¿Quién no tiene en esta josefina ciudad un familiar con el nombre de Pepita? Yo tenía una tía abuela, la tía Pepita, pero he conocido decenas de Josefas, Finas, María Josefas… y Pepitas. Pepita, como hipocorístico cariñoso de Josefa, fue una apelativo muy común entre las mujeres valencianas del siglo XIX y XX, tan popular y extendido como los otros dos clásicos patronales y onomásticos de la ciudad: Amparo y Vicenta.

El nomenclátor callejero de la ciudad, que no es otra cosa que el reflejo de las sociedades que lo han ido confeccionando, muestra efectivamente esta tendencia en los nombres propios de los personajes que lo componen. Así, respecto a los nombres de mujer, encontramos junto al genérico y mayoritario María (María Ros, María Llácer, María Beneyto, etc.) un par de Vicentas (Vicenta Salcedo y Vicenta Rodrigo), varias Amparos (Amparo Ballester, Amparo Martí, Amparo Iturbi, etc.) y tres Pepitas.

La primera de estas tres “Pepitas”, siguiendo un orden cronológico, apareció en el barrio de Morvedre a finales del siglo XIX. En aquellos años, este histórico y entonces rural arrabal de la ciudad de Valencia, experimentó un gran crecimiento urbano, motivado en parte por la instalación del monasterio de la Visitación, entre la calle homónima y la de Orihuela, rotuladas ex profeso. Las únicas que fueron rotuladas oficialmente por el Ayuntamiento. El resto de calles que se fueron abriendo a su alrededor, fueron denominadas por los propios vecinos con nombres relacionados con personajes anónimos del barrio: propietarios, personas populares, vecinos ilustres, etc. De esta manera aparecieron las calles de Duato, Federico Tomás o la calle Pepita. La primera Pepita de nuestro nomenclátor.

La siguiente rotulación de una calle con el nombre de Pepita en nuestra ciudad tuvo lugar en el barrio de En Corts casi cien años después, en 1977. La homenajeada en este caso no era anónima, se trataba de Pepita Serrador, la actriz hispanoargentina de origen valenciano y madre del conocido director Narciso Ibáñez Serrador. En julio de aquel año se descubrió la lápida rotuladora que daba su nombre a una nueva calle perpendicular a la avenida de la Plata, entre el Parque Central de Bomberos y los Salesianos.

Y la última Pepita en llegar a nuestro callejero fue la icónica Pepita Samper, primera “Señorita España”, que es como se denominaba entonces Miss España, en 1929. La Belleza Valenciana por antonomasia murió en Valencia en 1998, y ese año, a petición de la Falla Palleter – Erudito Orellana (es considerada también la primera Fallera Mayor de Valencia), el Ayuntamiento rotuló la antigua vía a Tarragona, paralela a Peris y Valero, entre Zapadores y Amado Granell, con el nombre de calle de Pepita Samper.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?