Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

Miles de reencuentros en una jornada inolvidable

Acto Institucional, homenaje, comida de convivencia y fin de fiesta hasta la madrugada

Foto de familia tras el descubrimineto de la placa conmemorativa, a la entrada del centro /

Acto conmemorativo del 50º aniversario de la implantación de Educación Secundaria en Jódar, celebración vinculada a la historia de los dos institutos existentes hasta la fecha en esta localidad: el Narciso Mesa y el Juan López Morillas, fusionados desde el curso 2010-2011 en un único centro.

El acto ha contado con la participación del alcalde de Jódar en funciones, José Luis Hidalgo; el delegado territorial de Educación de la Junta, Antonio Sutil; el presidente del Diputación Provincial de Jaén, Francisco Reyes, que también lo hacía en condición de alumno del centro y el director del IES Juan López Morillas, Enrique Yerves. El acto presentado por la Jefa de Estudios del centro, Carmen Soriano. También intervenía el Cronista Oficial de la Ciudad, Ildefonso Alcalá Moreno, que hacía un repaso a la historia de la educación en Jódar, con especial incidencia en la de los centros, germen del actual ‘IES Juan López Morillas’.

Durante el acto han sido distinguidas las familias de Lucas Alados, primer director del centro; así como de Narciso Mesa y Juan López Morillas, intelectuales galdurienses que han dado nombre a estos centros educativos y cuyas biografías han sido reflejadas en tres paneles que han podido verse en el acto.

Lucas Alados Viedma, nacido en Jódar en 1924, licenciado en Química en 1948 en la Universidad de Granada. Catedrático de Física y Química. En 1962 crea, junto a un grupo de amigos, la Academia de la Asunción, que en 1967 se transformaría en la Sección Delegada del Instituto de Enseñanza Media de Úbeda. El decidido trabajo del claustro de profesores, culminaría con la creación del Instituto de Enseñanza Media de Jódar en 1969, del que fue primer director y en el que desarrolló su actividad docente hasta su jubilación en 1989.

Compañeros/as y alumnos/as conocieron de primera mano su espíritu de exigencia y dedicación a los demás, salpicado de sus características notas de humor. Su entrega a la docencia y a la promoción social y personal de sus alumnos le llevaron a impulsar que cada uno diera lo mejor de sí mismo.

Narciso Mesa nació en 1911 y a lo largo de su vida desarrolló una intensa labor docente en el ámbito de la ingeniería. Afincado en Sevilla, donde falleció en 1988, mantuvo una fuerte relación con su localidad natal, en la que impulsó numerosos proyectos culturales; entre ellos, fue su primer cronista oficial. Señalar que aunque con la fusión de los dos centros, ‘IES Juan López Morillas’ e ‘Instituto de Formación Profesional Narciso Mesa Fernández’, este perdía su nombre, Mesa Fernández siempre ha estado presente, puesto que se nomino uno de los nuevos edificios con su nombre.

Por su parte, Juan López Morillas, nacido en Jódar en 1913, fue un hispanista y profesor de Literatura Española, labor que desempeñaría durante muchos años en Estados Unidos, donde falleció en 1997. A lo largo de su trayectoria estuvo muy ligado al krausismo, movimiento en el que se inspiró la creación de la Institución Libre de Enseñanza. Además, López Morillas fue traductor de autores rusos como Dostoievski o Chejov.

El instituto que hoy lleva su nombre es el único centro de secundaria de Jódar. Acoge al alumnado de la localidad, así como de Larva y Bedmar y Garcíez. Además de Educación Secundaria, cuenta con un ciclo formativo de grado medio de atención a personas en situación de dependencia y una formación profesional básica de jardinería.

El acto institucional se desarrollaba en el Salón de Actos del centro, que se quedaba pequeño para la ocasión, con cientos de personas que ni tan siquiera podían acceder y se tenían que quedar en el exterior.

La primera intervención, que fue la más emotiva, fue la del director, Enrique Yerves, cuando hacía referencia a algunas personas ya desaparecidas, algunas en fechas muy recientes, destacando el carácter de acogida de la ciudad, “… Celebramos hoy los primeros cincuenta años de la implantación de la Educación Secundaria en Jódar. Un hito en una larga cadena de la que todos nosotros no somos más que pequeños eslabones puntuales. Es de justicia aprovechar este momento para, ante todo, recordar y aplaudir el esfuerzo, dedicación, la labor callada, el robarle tiempo al tiempo de tantas mujeres y hombres que han dejado huella en la educación en Jódar. Nuestro respeto y reconocimiento a todos aquellos docentes, padres y madres, alumnos y personal de administración y servicios que han escrito tantas y tantas páginas de la pequeña gran historia de estos cincuenta años. Cada persona que ha pasado por aquí ha sido importante para alguien, aunque su paso haya sido breve. A todos pertenece esta historia porque entre todos la hemos escrito.

Grupo de algunas de las promociones de alumnas y alumnos / IES Juan López Morillas

Nuestras historias particulares, parte de nuestra vida de estudiantes o de profesionales de la educación; anhelos juveniles, el primer amor y las confidencias que conlleva, aquel primer suspenso, aquel profesor tan guapo que nos traía de cabeza, aquel alumno que nos hacía la clase imposible y del que hoy nos enorgullecemos, aquellos que una vez fuimos compañeros de trabajo y ahora amigos inseparables; desencuentros y reencuentros, nostalgia de un tiempo pasado tal vez no mejor pero que nos moldeó… En definitiva, vivencias anónimas entrecruzadas, una red tejida a lo largo de cincuenta años, estampas que cada cual guarda en su memoria y que a la postre conforman un mosaico que es la historia viva que hoy también estamos construyendo.

Sería agotador reproducir anécdotas, vividas o contadas, tal vez imaginadas, a la vez que injusto olvidar a protagonistas del día a día. Amigos en uno y otro centro, en el López Morillas y en el Narciso Mesa, profesorado que dejó huella en un alumnado al que estimularon, equipos directivos que cimentaron, consolidaron e impulsaron la educación, que abrieron Jódar al mundo, que hicieron que nuestras fronteras y nuestras miras fueran cada vez más amplias.

Cada momento pasado, fue una vez presente, y ese futuro al que mirabais, mirábamos, es el hoy que juntos hemos construido, con sus defectos y sus virtudes, con sus logros, con las hazañas cotidianas de elevar a conquista lo que hoy puede parecer superfluo. Sería muy injusto mencionar a algunos y olvidar a otros porque la memoria es siempre corta aunque la gratitud haya de ser merecidamente amplia.

Pese a ello, hemos querido destacar en este día a tres personalidades que, de modos diferentes, forman parte de este centro, y, por tanto, de la historia de la educación en esta localidad: Don Narciso Mesa Fernández y Don Juan López Morillas, que han dado nombre a los dos centros de secundaria de Jódar y Don Lucas Alados Viedma, primer director y uno de los promotores de la creación del Instituto de Enseñanza Media originario. Queremos representar con ellos el trabajo de tantas y tantas personas dedicadas a la educación. En ellas hemos de vernos representados todos: profesorado y personal de administración y servicios, alumnado y todos cuantos con su labor silenciosa han hecho posible que hoy lleguemos hasta aquí.

Jódar siempre ha exportado talento y ha sido y es tierra de acogida. Personas de Bedmar y Garciez, Larva, Jimena, Albanchez, Cabra del Santo Cristo, disculpen si omito alguna localidad, también tienen parte de sus raíces en este pueblo. Ello ha servido para estrechar vínculos, para forjar complicidades, para estrechar los lazos entre gentes y pueblos con sentir y vivencias parecidos. Una forma de hacer comarca y una manera de hacer turismo que aún pervive. Muchos de los aquí presentes estoy seguro de que podríamos recitar sin temor a equivocarnos el calendario de ferias, fiestas patronales y eventos varios de todos estos pueblos. Lo que el instituto unió nunca lo separará el paso del tiempo. Hasta tal punto que si uno lo piensa fríamente no somos más que una gran familia. Compañeros de hace unos años hoy son padres de alumnos que vuelven a ser compañeros de clase; profesores y profesoras que años atrás eran alumnos de los que hoy son sus compañeros de trabajo… De todo un poco, pero al final todo lleva al mismo punto de encuentro. Cerraremos el círculo cuando acompañemos a nuestros nietos en el 75 aniversario, aunque no sé si esa circunstancia ya se ha dado entre alguno de nosotros. Eso significará que la cadena no se ha roto y que con esta u otra denominación, entre estas u otras paredes, con otros protagonistas, con más recuerdos acumulados la educación se perpetúa y con ella la vida misma.

Todas las promociones han sido importantes, todas han abierto camino, todos hemos confluido en este gran río que recoge aguas de dos veneros, desde la primera a la última. Enhorabuena a las primeras promociones por el empeño mostrado en esta celebración. Muchas gracias por los ánimos que nos habéis transmitido. Sin vosotros nada tiene sentido. Desde aquí os animo a que mantengáis el contacto y a que fundéis una asociación de exalumnos. Sin duda, sería una excelente noticia para la educación en Jódar.

Grupo de alumnas y alumnos de la promoción del 87 / IES Juan López Morillas

No puedo, sin embargo, dejar de mencionar a nuestra última promoción de alumnos. La próxima semana saldrán muy airosos de la prueba de selectividad. Nuestro apoyo como profesores, padres y madres les servirá de estímulo.

Inevitablemente, todos los aquí presentes echamos en falta a algún familiar, a un amigo, a un hermano, a un profesor... Son muchas las ausencias, los golpes que nos da la vida nos marcan. No puedo mencionar a todos los que nos han dejado y discúlpenme por ello. Los huecos que algunos han dejado nadie los podrá llenar. Un recuerdo para Manolo, profesor en el Narciso Mesa y en el Juan López Morillas, que empezó a dejarnos en las mismas puertas de este centro.

No ha sido un año fácil. Noviembre nos encogió el corazón y Seba, Lucía, Lore y María del Mar nos dejaban trágicamente. Pedro, ejemplo de lucha, siempre sonriente, incluso me animaba él a mí cuando me veía preocupado o en dificultades. Ese café que compartimos no hace tanto nunca debió ser el último. Casi a estas horas, hace una semana nos quedamos fríos. Blas nos dejaba. Un amigo para todos, animando a la gente de su promoción, ayudándonos hasta el día de antes. Es increíble la ilusión que tenía depositada en este día. Estéis donde estéis, vosotros y tantos otros que nos habéis dejado, esta celebración también os pertenece.

Muchas gracias a todos por posibilitar este reencuentro, por vuestros ánimos y apoyo. Gracias a mis compañeros y compañeras del equipo directivo y a todos cuantos han hecho posible este acto. Quedamos todos invitados a esta misma hora, este mismo día dentro de 25 años para la celebración del 75 aniversario…”.

Por su parte, el alcalde en funciones, José Luis Hidalgo, felicitaba al actual equipo directivo, por el trabajo de organización, y el papel de la educación en el cambio de la ciudad en estos 50 años, “… 50 años que han cambiado nuestra realidad y la de nuestro entorno… Yo prefiero hablaros de sentimientos… Hoy prevalece, destaca en mí el sentimiento de gratitud… Por la labor inmensa, inconmensurable de centenares de profesores/as… Gratitud de todo un pueblo al estimar el favor, el enorme beneficio que los docentes que han pasado por los dos institutos y todos los centros docentes de Jódar. Ese es el sentimiento que este pueblo dedica, hoy, a todos nuestros maestros y maestras. Personas compendio de virtudes, personas valientes, que aceptan el reto desde la humildad, sabiendo que lo realmente importante es que su alumno aprenda, que adquiera los conocimientos y habilidades necesarias para poder vivir libremente y en paz… Que en muchos casos han sido capaces de transformar algunos pupilos más bien desorientados, en verdaderos torrentes de energía y de futuro y en ejemplos actuales para nuestra sociedad… Esa labor docente ha creado, en ocasiones casi de la nada, verdaderos talentos… ha convertido a Jódar en generador y exportador de talentos reconocidos incluso internacionalmente. Durante estos años de Alcalde ha sido para mí un objetivo, una obsesión casi, poner como modelo para los más jóvenes precisamente a esos profesionales extraordinarios que han salido de estas aulas y que son tantos que no me atrevo a enumerar porque seguro me dejaría a muchos y no sería justo. Jódar ha querido abrir esa puerta, poner a estos hijos de Jódar, a estos alumnos y alumnas de nuestros institutos como ejemplo de superación, de que todo es posible con esfuerzo y trabajo. Y eso me ha servido para conocer mejor a estos paisanos y amigos… que, aunque andan por medio mundo, llevan dentro Jódar y se desviven por atendernos cada vez que les llamamos para que participen de alguna actividad o evento. Y todos y todas y cada uno de ellos, os aseguro, comparten este reconocimiento, este sentimiento de Gratitud hacia sus maestros y maestras...”. Una labor que también hacía extensiva al personal de servicios.

El delegado territorial de la Consejería de Educación, Antonio Sutil, hacía una reflexión dirigida a los directores de todos los centros educativos de la ciudad, teniendo en cuenta que no se enfrentan a los mismos desafíos que hace 50 años, “… No debiéramos dar pie a que (nuestros jóvenes) a que tuvieran que salir de la provincia de Jaén, muchos de nuestros jóvenes, porque no encontraran trabajo, porque no encontraran un lugar donde emprender su proyecto de vida y su proyecto familiar. Esos retos, entendemos, desde Educación, que podemos hacer mucho por ello. Desde el trabajo de tránsito, entre la etapa primaria y secundaria, ese trabajo en equipo… Con una buena planificación de qué estudios, de qué necesidades tienen nuestros jóvenes y qué necesidades tiene la sociedad y la economía de nuestra provincia. Para poderle dar esas herramientas educativas, que den respuesta y posibiliten que no se tengan que marchar de aquí… Tenemos que estar, constantemente, cambiando y adaptándonos a las necesidades y a las características de nuestros jóvenes, a los gustos, a las formas de pensar, a los marcos mentales que se están construyendo día a día… Este instituto tiene que ser el corazón de la comarca, donde demos las soluciones y las herramientas para el futuro. Tendremos que cambiar todo lo que haya que cambiar, una y otra vez. Esto no se trata de cambiar una vez, se trata de cambiar constantemente y adaptarse a las realidades y necesidades de nuestros jóvenes…”.

En su intervención, el presidente de la Diputación, Francisco Reyes subrayaba la importancia de la educación para la igualdad de oportunidades. “Este año hemos celebrado el 40º aniversario de los ayuntamientos y diputaciones democráticos, años que coinciden con gran parte de la historia de estos institutos”, explicaba el presidente de la Administración provincial, que incidía en el trabajo desarrollado en materia de infraestructuras y servicios básicos. Al respecto, valoraba el desarrollo de la educación como “el mayor avance para la igualdad de oportunidades que se ha dado en este país”, afirmaba Reyes, para quien “contar desde hace medio siglo con un instituto en una comarca como Sierra Mágina era abrir la puerta a una serie de oportunidades de futuro impensables hasta entonces”.

El presidente de la Diputación valoraba la educación “como eje central de cualquier sociedad desarrollada”. Al respecto, Reyes subrayaba el papel del profesorado, “clave para que nuestros jóvenes cuenten con una educación de calidad que abarque materias tradicionales como la historia, las ciencias, el arte o la cultura; pero que no olvide aspectos como los valores o el sentido crítico, más importantes hoy que nunca”.

A continuación, tras la presentación de los paneles informativos, sobre los tres homenajeados, y la placa conmemorativa, la celebración se trasladaba a los salones ‘Jardines de Luxor’, para en una comida de convivencia multiplicar los reencuentros, con saludos, sonrisas y recuerdos, de las más de 650 personas asistentes. Durante la cual, en representación de los alumnos/as tomaba la palabra Jesús Barroso, de la primera promoción, para recordar y compartir algunas de las vivencias de sus años en el instituto, con unas primeras palabras de Max Aub “… Uno es de donde hace el bachillerato, que es decir, que uno es donde nace, conscientemente, al mundo, a los sentidos y al amor… Y eso es lo que nos pasó a muchos de nosotros, todo estaba por hacer, era un tiempo de transición. De las academias privadas, de aquello de la letra con sangre entra, habíamos pasado al dialogo abierto con nuestros profesores… De la oportunidad de estudiar reservada solo a unos pocos, a la posibilidad de acudir a un centro de enseñanza sin movernos de nuestro pueblo… Un pequeño grupo de profesores, también debutantes como nosotros, que nos despertaron el gusto por saber, por conocer. Y que, además de química, latín, historia, matemáticas, idiomas o literatura, nos enseñaron que el esfuerzo y el trabajo son fuentes de satisfacción, y son el camino del futuro…”.

La comida estuvo amenizada por un grupo-orquesta de antiguos alumnos del centro 'Xodar-Star'.

Escrache

La jornada se completó con una fiesta en el Auditorio del Complejo Polideportivo-Piscina Palomares, ‘We love 80’s y 90’s’, también con gran respuesta, ya no solo de alumnas y alumnos, también del público en general.

La nota de mal gusto de toda la jornada la protagonizaron, en el marco de esa fiesta final, algunos integrantes de la Banda de Música ‘Pedro Gámez Laserna’, entre ellos varios integrantes, incluso, de la junta directiva, David Hidalgo Cascales y Gema Pérez Molina, y hasta su presidenta, María Victoria Herrera Marcos, sometieron a un ‘escrache’, con la clara intención de provocar al que suscribe esta información, con gritos “…¡Viva la Banda Pedro Gámez Laserna!… ¡Viva la Gámez Laserna!...”, en una fiesta que no tenía nada que ver con ellos. Todo esto en presencia de familiares.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?