Sábado, 28 de Noviembre de 2020

Otras localidades

LA FIRMA

La ilógica de la política

Hace no demasiados meses al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se le ocurrió limitar su terreno de juego político poniendo una línea roja a cualquier tipo de negociación con el socialista Pedro Sánchez. Más adelante insistió en esta estrategia al anunciar que el socio preferente del partido naranja en la negociación de los pactos autonómicos y municipales sería el PP. Así, sin mayor debate interno Ciudadanos pasó de ser un partido de centro, incluso de centro izquierda, a formar parte de la derecha, o como mucho, del centro derecha.

Y todo, aparentemente, por el ansia de protagonismo de Rivera, que tras los resultados de los comicios autonómicos de Cataluña se vio ya como presidente del Gobierno de España o al menos como jefe de la oposición. Nada por lo tanto de Ciudadanos como partido bisagra; no, como poco, partido mayoritario de la derecha, por delante de un PP en crisis. Ese era el gran objetivo. Lo malo es que la realidad fue otra y que Albert Rivera ha encallado. Y con su encabezonamiento está propiciando el radicalismo que, teóricamente, sólo teóricamente, dice combatir. Con lo fácil que lo tendría ahora si no hubiese apostado por lo falsos muros ideológicos, o más bien estratégicos. Tras los resultados obtenidos en las elecciones generales tendría (bueno, aún tiene si quiere) la llave de la gobernabilidad de España, dejando sin protagonismo alguno a aquellos grupos que desdeña, los independentistas y los populistas. Sin embargo, se ha decantado por una política errática que únicamente genera inestabilidad política en el país.

Ciudadanos, al menos así lo sienten muchos de sus militantes y dirigentes en Asturias, ha perdido el norte. Las negociaciones en comunidades autónomas y ayuntamientos son un claro ejemplo de ese desbarajuste. En el Principado hay conciencia de ello. Aseguran desde la cúpula dirigente que aquí van a ser lógicos y serios, que los números son los que son, tanto en el Ayuntamiento de Oviedo como en el Principado, y que tras lo del Tripartito la ciudadanía no aceptaría otro cambalache similar. Y eso que en esta región el giro a la derecha de Rivera no fue bien visto, en líneas generales, por la organización. Ni mucho menos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?