Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 19 de Agosto de 2019

Otras localidades

Ribera del Duero se incorpora como patrona del proyecto Pintia

El rector de la UVa ha firmado un convenio con el consejo regulador que aportará 6.000 euros para apoyar al yacimiento

El rector de la Universidad de Valladolid, Antonio Largo y el director general del Consejo Regulador de Ribera del Duero, Miguel Sanz, han firmado un convenio de colaboración por el cual la Denominación de Origen se convierte en patrona del Centro de Estudios Vacceos Federico Wattenberg (CEVFW) y del Proyecto Pintia, con el objetivo de proteger, investigar y difundir el excepcional patrimonio arqueológico que alberga la Zona Arqueológica Pintia.

El acuerdo contempla la aportación anual por parte del Consejo Regulador de 6.000 euros para apoyar la labor de los arqueólogos del CEVFW, equipo que dirige el catedrático de la UVa, Carlos Sanz, en la Zona Arqueológica Pintia, declarada como Bien de Interés Cultural desde el 1993.

El yacimiento de Pintia, situado en los términos de Padilla de Duero y Pesquera de Duero, cuenta con una enorme riqueza patrimonial que testimonia la dilatada y agitada historia de más de mil años de desarrollo, con tres grandes horizontes culturales: vacceo, romano y visigodo, si bien es la civilización vaccea, que convivió entre los siglos IV a. C. al cambio de Era, la más relevante de su historia.

El Consejo Regulador contribuirá además a la programación eventual de charlas o conferenciasofrecidas por el equipo investigador para difundir los orígenes de la cultura del vino en la comarca de la Ribera del Duero.

 

Los vacceos, primeros consumidores de vino Ribera del Duero

 

Las investigaciones que se realizan en el yacimiento arqueológico de Pintia han desentrañado, por ejemplo, que el consumo de vino en el territorio fue previo a la llegada de los romanos a Iberia, y que constituyó un bien de lujo consumido entre las elites vacceas.

De ello dejan constancia los restos de vino encontrados durante la temporada de excavaciones del año 2002 en las tumbas de dos varones guerreros y una joven de unos 18 años, manifestando que el consumo de este elemento alcanzaba por igual a hombres y mujeres en el mundo vacceo. El trabajo llevado a cabo por el equipo dirigido por Carlos Sanz ha demostrado que el pueblo vacceo consumía vino con regularidad en un sector del interior peninsular, no sólo por placer sino por motivos religiosos, ya que creían en la vida ultraterrena y se acompañaban en sus tumbas de los elementos que consideraban más valiosos, entre ellos el vino. Entre los hallazgos cabe destacar una copa de hace 2.500 años con restos de vino, el vino más viejo de la Ribera del Duero.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?