Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 12 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Murieron matando

La Arandina queda eliminada en la lucha por el ascenso a Segunda División B. A pesar del triunfo (0-1) en la Ciudad del Deporte el valor doble de los goles en campo contrario, tras el 1-2 de la ida, da el pase a La Nucía.

El once titular de los ribereños en La Nucía. /

La Arandina seguirá una temporada más en Tercera División. A pesar del triunfo (0-1) en La Nucía, los blanquiazules quedan eliminados en su objetivo del ascenso a Segunda División B. El valor doble de los goles en campo contrario, después del 1-2 de la ida en El Montecillo, dio el pase a los alicantinos.

Cambios de inicio en el esquema blanquiazul. Barbero, lateral titular en los últimos encuentros, dejó su puesto a Borja Plaza. Entró Álex Mozo en el centro del campo ante la baja de Del Olmo, lesionado. Y Diego Rubio acompañó a Rubiato en la delantera ante la baja de Adeva.

Buena puesta en escena de la Arandina, que a pesar de los nuevos contratiempos físicos en forma de lesiones -Álex Mozo tuvo que ser sustituido por Barbero tras sufrir un codazo en el pómulo de su ojo izquierdo- forzó a los nucieros y pudo adelantarse en el marcador en un par de muy buenas ocasiones. Rubiato fue el más incisivo en las filas ribereñas. A pesar de todo, el encuentro llegaría al final de los primeros cuarenta y cinco minutos como empezó (0-0) Todo para la segunda parte.

UN GOL SIN FRUTOS

La reanudación, misma tónica. La Arandina comenzó avisando con dos buenas ocasiones, la mejor en las botas de Rubiato. La amenaza habitual. La Nucía le iba a la zaga. Primero Ortiz y seguidamente Salero también pudieron adelantar a los alicantinos. El paso de los minutos corría en contra de los intereses ribereños. Se movió el banquillo entraron Escudero por Barahona y Flórez por París.

En ese escenario, con los tres cambios realizados y con más fe que su rival, llegó el tanto de la esperanza blanquiazul. El capitán, Ruba materializó una buena acción por banda izquierda de Escudero. Gol y a seguir creyendo. 0-1. Fe que contó con ocasiones, pero no con goles, desafortunadamente. Al final, y en el alambre, no llegó el 0-2 y si el final nunca deseado. Eliminados.

La Arandina murió matando y demostrando no ser peor equipo que su rival. Los ribereños tuvieron más fe que los nucieros, que por contra sí demostraron conocer todos los entresijos de este deporte.

La afición ribereña en las gradas de la Ciudad del Deporte de La Nucía. / Cadena SER

LA AFICIÓN ACOMPAÑÓ AL EQUIPO

Cerca de 40 aficionados blanquiazules vivieron 'in situ', en la Ciudad del Deporte de La Nucía, el último encuentro de la temporada del equipo. Los ribereños compartieron alegrías -tras el gol- y sinsabores -con la eliminación- junto a sus jugadores.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?