Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 20 de Julio de 2019

Otras localidades

850.000 euros de indemnización para la mujer a la que el médico insinuó que 'tenía cuento' y quedó ciega

La Audiencia Provincial de Madrid ha dictado Sentencia que estima el recurso de una paciente por haber quedado ciega como consecuencia de un retraso de diagnóstico y tratamiento en un aneurisma elevando de 250.0000 a 850.000 la indemnización por parte de la aseguradora del Servicio Murciano de Salud.

Según informa la asociación Defensor del Paciente, cuyo equipo jurídico llevó este caso, la paciente, que responde a las iniciales D.C.M., de 45 años, en marzo de 2014 comenzó a sufrir fuertes cefaleas, acudiendo al centro de salud en Alcantarilla donde le diagnosticaron tensión cervical y le dieron un tratamiento con paracetamol e ibuprofeno.

Un mes mas tarde la mujer sufrió un episodio de pérdida de consciencia tras el que ingresó en el hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, donde le diagnosticaron cefalea occipital de tipo tensional y se le dio el alta pautándole de nuevo tratamiento con paracetamol e ibuprofeno, al que se le añadió diazepam. Al día siguiente empeoró, pero fue dada de alta de nuevo.

Luego acudió al centro de salud, donde incluso su médico le negó la baja laboral de limpiadora y achacó sus síntomas a "gran somatización", es decir, que tenía algo psicológico y no físico. Tal y como explica a esta redacción el abogado Ignacio Martínez, del Defensor del Paciente, "se le dijo más o menos que tenía cuento. Era una ocasión en la que pedía la baja porque este tipo de dolor de cabeza es muy fuerte".

En mayo sufrió un nuevo episodio de pérdida de consciencia por el que de nuevo fue trasladada a la Arrixaca bajo diagnóstico de posible accidente cerebrovascular.

En el hospital se le detectó una hemorragia subaracnoidea secundaria a rotura de aneurisma de ACI izquierda, por la que fue intervenida de urgencia, "ya demasiado tarde", advierte el letrado Ignacio Martínez de la citada Asociación, que añade que no pudo evitarse ceguera total en el ojo derecho y ceguera en los dos cuadrantes temporales del ojo izquierdo.

Por este motivo a la afectada se le concedió la incapacidad permanente en grado de absoluta para todo trabajo y precisa la ayuda de terceras personas para las actividades básicas de la vida diaria.

La sentencia en primera instancia, del año 2018, pudo probar que no se cumplieron en este caso los protocolos ante los síntomas que presentó de cefaleas centinela, preludio de una hemorragia subcraneoidea, sin embargo la indemnización fue de 200.000 euros.

Con este recurso en la Audiencia Provincial de Madrid se eleva la indemnización a 800.000 euros y 50.000 para el marido.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?