Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 17 de Julio de 2019

Otras localidades

Elizondo, un mundo que descubrir

La localidad navarra, en el Valle de Baztan, es un mundo mágico que puedes descubrir este verano

Vista de Elizondo desde la presa. PINCHA SOBRE LA FOTO PARA VOTAR. /

¿Y por qué no visitamos Elizondo? No existe razón alguna para elegir la localidad navarra de Elizondo, en el Valle de Baztan, para hacer una escapada o pasar una larga temporada. Elizondo es un mundo mágico que descubrir. Muchos se han adentrado ya en el Valle gracias a la Trilogía del Baztán de Dolores Redondo, pero hay mucho más... Uno de los pueblos más bonitos. ¿Y por qué no el más bonito? 

Más información

Un paseo entre sus calles nos deja imágenes de ensueño en la memoria. Sus casas señoriales y palacios sorprenden al visitante en un entorno idílico, ubicado al norte de Navarra. En el privilegiado y verde paisaje del Pirineo Atlántico, la localidad, dividida por el río Baztan, ofrece un clima atlántico, suave y húmedo.

Capital administrativa, jurídica, y cultural del Valle de Baztan, la Villa de Elizondo es su centro neurálgico y comercial, aglutinando entre sus ordenadas calles y casas a casi la mitad de su población total, y sirviendo en no pocas ocasiones de punto de encuentro de todos los baztandarras, tanto en ferias, como mercados, actos culturales y fiestas en general. Una de las tradiciones más arraigadas es el Baztandarren Biltzarra, una fiesta de bailes y desfiles multicolores que reúne a todos los pueblos de la zona.

Panorámica de Elizondo / valledebaztan.com

Elizondo sin duda el más urbano de los 15 pueblos del Valle, el que antes ha dejado a un lado sus orígenes rurales, aunque sus barrios de Beartzun, Berro, Etxaide y Antzanborda conservan el encanto de la vida tradicional de sus gentes.

Su arquitectura popular se caracteriza por casas de muros blancos y sillar rojizo en vanos y esquinas -procedente de las cercanas canteras de Almandoz-, tejados a dos aguas, balconada de madera en el ático y blasón con las armas del valle. Destaca la abundancia de casas señoriales y palacios de su barrio antiguo, entre las calles Jaime Urrutia y Braulio Iriarte.

Elizondo en fiestas / valledebaztan.com

Y si hablamos de gastronomía en Elizondo tenemos que hablar de uno de sus platos más típicos, el "Txuri-tabeltz", un guiso elaborado con tripas de cordero. Plato que podemos acompañar con un buen dulce, el "urrakin egina", un delicioso chocolate con avellanas enteras, que se puede adquirir en las pastelerías de la zona.

Un paseo por su historia

Se formó inicialmente en torno a la calle Jaime Urrutia, ahora la "calle de abajo", que cuenta con ilustres fachadas y escudos nobiliarios espectaculares, y entre cuyos solares destaca el Palacio de Arizkunenea, (también casa del Conde y palacio de las Gobernadoras), actualmente casa de cultura, y junto a la plaza de los Fueros la casa consistorial, sede del ayuntamiento del Valle.

Casas de muros blancos y sillar rojizo en vanos y esquinas / valledebaztan.com

La casa del pueblo o Herriko etxea, en la que los vecinos celebran el tradicional "batzarre" o reunión de carácter consultivo en la que se discuten diversos aspectos de la vida cotidiana de la localidad, fue quemada hasta tres veces. En 1794 por los franceses, y en 1835 y 1876 por los españoles, siendo sucesivamente reconstruida.

Palacio de Arizkunenea / valledebaztan.com

En 1847 la Diputación de Navarra construye el "Camino real", y se abre la calle Santiago, actualmente la calle principal. Al ser ésta más moderna, las casas más nobles le dan en realidad la espalda, en una muestra figurada de rechazo a la modernidad, aunque hay que señalar que con la apertura de esta carretera a Francia y hasta finales del XIX el desarrollo local fue notable.

Cuarenta años después , y tras ser acordado en batzarre, se traen las aguas desde el manantial Iturri-ederra, efectuándose los trabajos en auzolan y financiándose mediante colecta pública. De esta época data asimismo la red eléctrica, siendo al parecer Elizondo el primer pueblo de Navarra que dispuso de alumbrado público y además propiedad de los vecinos.

Elizondo dividido por el río Baztán / valledebaztan.com

Mención especial merece también la iglesia de Santiago, ahora ubicada junto a la calle de igual nombre, en el centro del pueblo.

La historia del templo es larga y polémica, habiendo estado hasta 1918 junto a la plaza y el ayuntamiento, para ser derribada por motivos no muy claros y trasladada piedra a piedra para ser levantada en su actual ubicación. De las dos torres existentes, una es la original -es visible el reloj bajo el campanario-, siendo la del lado izquierdo una réplica construida en aquel año. Como curiosidad, y según citaba Juanito Eraso, cabe destacar la barandilla del coro, que lo cruza de lado a lado, y que es de una pieza, lo que da muestras del gran porte que tuvo que tener el árbol original.

Elizondo / valledebaztan.com

En la terrible catástrofe que asoló el Valle el 2 de junio de 1913, que lo inundó todo, se dio la curiosa circunstancia de que el Sagrado Corazón de la iglesia vieja apareció después flotando en las aguas, intacto, pasando a ser para los elizondarras objeto de culto y especial devoción.

En el año 1916 llegó hasta aquí el Ferrocarril del Bidasoa, de mercancías y viajeros, que en principio enlazaba Irún con las primeras fábricas de fundición nacidas en el área Bera/Enlarlatza, luego llegó hasta Doneztebe/Santesteban, para instalarse finalmente en Elizondo la terminal junto a las monjas enfermeras, y aún se alargó algo más el trazado de la vía, aunque ésta ya no se prolongaría más.

Fuentes:

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?